Forraje genéticamente modificado con mayor rendimiento y menor impacto ambiental

Los científicos de Agresearch Greg Bryan, Nick Roberts y Kim Richardson con el nuevo raigrás GM.

 

Investigadores del centro de investigación AgResearch en Nueva Zelanda han logrado un avance importante en el desarrollo de forraje de nueva generación que podría revolucionar la agricultura. La nueva variedad de pasto forrajero genéticamente modificado, con mayor rendimiento y que reduce la huella ambiental, se encuentra actualmente en ensayos de campo en Estados Unidos.

Con fondos del Gobierno y socios industriales, incluido DairyNZ del sector lechero, se ha demostrado en los laboratorios de AgResearch que el pasto forrajero raigrás genéticamente modificado de alta energía metabolizable (HME) crece hasta un 50% más rápido que el raigrás convencional, puede almacenar más energía para un mejor crecimiento del animal, es más resistente a la sequía y produce hasta un 23% menos de metano proveniente del ganado (el mayor contribuyente individual a las emisiones de gases de efecto invernadero de Nueva Zelanda).

La modelación también predice una menor cantidad de nitrógeno excretado hacia el ambiente por los animales que se alimentan del raigrás GM y, en consecuencia, un menor escurrimiento de nitratos y menores emisiones de otro gas de efecto invernadero, el óxido nitroso.

El desarrollo del raigrás HME ahora está progresando en el medio oeste de los Estados Unidos, donde los cultivos GM (o transgénicos) pueden ser probados en el campo fuera del laboratorio con menos trabas regulatorias.

Después de que una exitosa prueba preliminar de crecimiento el año pasado confirmara que las condiciones eran adecuadas, el principal científico de AgResearch, el Dr. Greg Bryan, dice que el ensayo de crecimiento completo comenzó en los Estados Unidos el mes pasado y continuará durante cinco meses.

“El ensayo preliminar fue solo de dos meses, por lo que no es un plazo que tenga algún mérito estadístico, sin embargo, vimos el mismo aumento de la fotosíntesis que vimos [anteriormente] con las plantas en los invernaderos en Nueva Zelanda”, dice el Dr. Bryan.

“En este completo ensayo actualmente en curso, estaremos midiendo la fotosíntesis, el crecimiento de la planta y los marcadores que conducen a mayores tasas de crecimiento. Si bien el crecimiento se ha estudiado previamente en invernaderos en macetas y como plantas espaciadas en el campo, esta será la primera oportunidad para evaluar el crecimiento en una situación parecida a la de un pastizal en la que las plantas compiten entre sí “.

“El plazo de cinco meses nos permitirá determinar si el crecimiento es constante a lo largo del verano y el otoño, y simularemos el pastoreo cortando las plantas cada tres o cuatro semanas”.

“Los ensayos de alimentación animal están planeados para llevarse a cabo en dos años, para lo cual necesitaremos aprobaciones regulatorias, y la información que obtengamos durante los próximos dos años nos ayudará con nuestra solicitud para los ensayos de alimentación”.

El científico de AgResearch, Dr. Luke Cooney (a la izquierda), y un socio de investigación de los EE. UU., midiendo la fotosíntesis del raigrás genéticamente modificado.

La estrategia de DairyNZ y el líder de inversión para nuevos sistemas y competitividad, el Dr. Bruce Thorrold, dice que el raigrás HME es un avance científico y tiene un gran potencial para los agricultores de Nueva Zelanda.

“El raigrás HME podría ayudarnos a lograr menos escurrimiento de nitrógeno y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como a mejorar la productividad y la calidad de los pastos”, dice el Dr. Thorrold. “Esta investigación podría ser transformadora en el futuro y por eso es importante que exploremos todas las vías prometedoras que podrían ayudar a los productores lácteos a responder a los desafíos que enfrentamos”.

Si bien Nueva Zelanda todavía no ha aprobado la liberación comercial de cultivos GM, el Dr. Bryan dice que es importante que la ciencia mantenga nuestras opciones abiertas, y que haya una fuerte evidencia científica sobre los beneficios o riesgos que los legisladores pueden aprovechar.

“Como descubrió la Comisión Real de Modificación Genética: ‘sería imprudente dar la espalda a las ventajas potenciales que se ofrecen’. Creemos que las ventajas aquí podrían ser muy significativas, con modelamientos que muestran que el raigrás HME podría aumentar los ingresos agrícolas en hasta NZ$900 por hectárea (UU$606), mientras proporciona una herramienta para que los agricultores controlen el escurrimiento de nitrógeno y las emisiones de gases de efecto invernadero”.

“La Comisión Real también habló sobre la necesidad de proceder con precaución, minimizando y gestionando los riesgos, que es la forma en que nos acercamos a este trabajo con el raygrás”, afirmó Bryan.