Antioxidantes ocho veces más potentes contra el envejecimiento celular

 

El 'holding' murciano AMC triunfa en Asia sumando los MACRO-antioxidantes descubiertos por el CSIC a los de la fruta, lo que alarga 48 horas sus efectos

El culto a la salud ha multiplicado el desarrollo de las cremas y de los alimentos con antioxidantes, unas moléculas capaces de luchar contra los radicales libresque causan el envejecimiento celular del organismo, y que se multiplican con la contaminación, el estrés, una dieta desequilibrada o la falta de sueño.

Las frutas y las verduras contienen antioxidantes, pero estos apenas duran tres horas en el torrente sanguíneo. La multinacional española de bebidas de frutas y de verduras AMC tiene una línea de bebidas nutricosméticas, capaces de luchar contra los radicales libres hasta 48 horas seguidas, gracias a las moléculas MACRO-antioxidantes, descubiertas por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), tras quince años de investigación. Han testado en laboratorio la mejora de la piel a los dos meses de tomar una de estas bebidas nutricosméticas al día, y ahora lanzan una versión más potente que reduce a un mes el tiempo de respuesta de la piel.

«Los MACRO-antioxidantes son moléculas obtenidas de la piel de la fruta, ligadas a la fibra, y se liberan paulatinamente cuando la fibra se empieza a romper en el proceso digestivo del colon. Eso sucede a las tres horas de ingerir los MACRO-antioxidantes, que empiezan a ser metabolizados por el organismo para comenzar su función antioxidante contra los radicales libres. Este proceso dura hasta 48 horas, dado que los MACRO-antioxidantes están formados por varios tipos de moléculas, que se liberan de la fibra y se metabolizan en distintos periodos de tiempo», explica Mari Cruz Arcas, directora científica de AMC.

El CSIC hizo una patente teórica de su descubrimiento, y AMC realizó la patente industrial. «Hemos hecho una formulación propia de bebida, con los antioxidantes presentes en el zumo de la fruta que contribuyen a luchar contra el envejecimiento celular durante tres horas, los MACRO-antioxidantes que alargan este efecto hasta 48 horas. La bebida lleva, además, péptidos bioactivos de colágeno que ayudan a la firmeza de la piel y a la reducción de las arrugas (el colágeno también se usa para mejorar las articulaciones), y ácido hialurónico que hidrata los tejidos», añade Arcas.

La formulación realizada por AMC se plasmó en una línea de bebidas nutricosméticas, lanzadas en 2014, con un éxito rotundo de consumo en Corea del SurVietnam Japón desde entonces. «Hemos demostrado en ensayos clínicos que tomar una de estas bebidas al día mejora la piel, con efectos visibles a los dos meses (mejora la firmeza, la elasticidad, la hidratación y la luminosidad, y disminuye las arrugas), y reduce los marcadores de inflamación, que son la antesala de enfermedades cardiovasculares. Ahora vamos a lanzar una versión más concentrada de estas bebidas en Asia, empezando por Vietnam, que produce iguales resultados al mes de tomarlas de forma diaria», asegura Mari Cruz Arcas.

AMC exprime las frutas mediterráneas en Murcia, las tropicales en Costa Rica, y las manzanas y los berries (frutos del bosque y rojos) en Alemania. En estos zumos van los antioxidantes de forma natural, como en cualquier zumo casero, pero se pierden los MACRO-antioxidantes que van con la fibra. «Recuperamos los subproductos del proceso de exprimido para extraer la fibra, y obtenemos los MACRO-antioxidantes, aplicando la patente licenciada al CSIC, con un proceso de extracción patentado», añade Arcas.

El primer fabricante mundial de proteínas funcionales suministra los péptidos bioactivos naturales de colágeno (proteína presente en el reino animal, y en todos los tejidos del hombre) a AMC. «Los péptidos son un colágeno tratado para tener el tamaño adecuado de una absorción completa para inducir la síntesis de colágeno en los tejidos epiteliales. Está clínicamente testado que su ingesta ralentiza el proceso de envejecimiento celular de la piel», explica Mari Cruz Arcas. El ácido hialurónico es un ingrediente de origen biotecnológico, suministrado por un laboratorio especializado.