Los agricultores alemanes protestan por su futuro

 

 

 

Los agricultores sienten que son chivos expiatorios de otros problemas de la sociedad. Mientras se pide a los políticos proteger el medio ambiente, miles de agricultores tienen que abandonar su negocio cada año.

 

AMartin Buchholz se le está agotando la paciencia. El agricultor de 56 años, de Sankt Katharinen, una ciudad de 3.300 habitantes a media hora al sur de Bonn, es la tercera generación a cargo de una granja familiar. Pero dice que cada vez es más difícil mantener el negocio. «Poco a poco estamos perdiendo interés», dice, «porque cada vez tenemos que cumplir con más y más requisitos».

 

Buchholz cultiva cebada, avena, trigo y colza, principalmente para alimentación animal, en 160 hectáreas. Es uno de los dos agricultores a tiempo completo que todavía trabajan ahí. Siete familias han abandonado sus granjas. Buchholz tiene un empleado y contrata ayuda adicional para la cosecha. Sus costos han aumentado a lo largo de los años al igual que las regulaciones que debe cumplir, pero no ve eso reflejado en los precios del grano. «Hace treinta años, 100 kilos de trigo generarían 35 marcos alemanes», dice Buchholz. «Ahora 100 kg van por 17 euros». Es más o menos el mismo precio sin ajustar por la inflación.

 

El gobierno alemán acordó una legislación en septiembre para prohibir el controvertido herbicida glifosato a fines de 2023 y para endurecer las restricciones sobre la lechada y los fertilizantes, entre otras medidas. El objetivo es proteger a los insectos, que según los estudios han disminuido drásticamente en las últimas décadas, y al medio ambiente, al dificultar la filtración de nitratos al agua subterránea. La Comisión Europea había amenazado a Alemania con acciones legales, incluidas grandes multas, por no abordar el problema adecuadamente.

 

«La legislación agrícola fue el catalizador», dice Buchholz, refiriéndose a las protestas. Comenzaron en silencio cuando los granjeros de Alemania comenzaron a erigir crucifijos de madera en sus campos. Buchholz también puso algunos en sus tierras.

 

 

Deutschland Bonn | Protest der Landwirte gegen Agrarpolitik der Bundesregierung (DW/N. Ranjan)Protesta de tractores en Bonn: «Nadie debería olvidar que los agricultores proveen la comida», reza uno de los carteles.

 

Las granjas cierran en bloque

 

Ahora han comenzado a alzar la voz. Organizándose a través de las redes sociales bajo el lema «Land schafft Verbindung» (‘La tierra crea un vínculo’), los granjeros enojados iniciaron una serie de manifestaciones a mediados de octubre. Alrededor de 6.000 protestaron el martes en Bonn, donde se encuentra el Ministerio de Agricultura de Alemania, y miles más lo hicieron en Múnich, Hannover y más de una docena de otras ciudades. La policía dijo que el convoy de tractores hacia Bonn tenía 10 kilómetros de largo.

 

Los agricultores habían invitado a la ministra de agricultura, Julia Klöckner, miembro de la conservadora CDU, el partido de Angela Merkel, a la manifestación, pero no se presentó. Despreciaron a su sustituto, el viceministro Onko Aeikens, cuyos intentos de pacificarlos se encontraron con abucheos y silbidos. Gran parte de la multitud, en un gesto simbólico, dio la espalda al escenario desde donde estaba hablando.

 

Renate Berg fue una de ellos. Ella rechazó el discurso de Aeikens, diciendo que no tenía sentido escuchar porque él decía las mismas cosas que los políticos siempre dicen para apaciguar a los agricultores. Berg había viajado a Bonn en un tractor con su esposo y su hijo desde Zülpich, 55 kilómetros al oeste. Su esposo era hasta hace dos años productor de leche, con 100 vacas. Simplemente ya no valía la pena», explica ella. «El ordeño no es tan bonito si ni siquiera cubre los costos». Ella dijo que solo una de las cuatro granjas en su área todavía tiene vacas. Ahora los Bergs se ganan la vida criando crías para otros ganaderos.

 

 

 

Protest der Landwirte Deutschland Rheinland-Pfalz (DW/N. Isenson)
Martin Buchholz es escéptico sobre si la agricultura tiene futuro en Alemania.

 

 

 

 

El número de granjas en Alemania cayó más del 16% entre 2007 y 2017, hasta las 269.800, según la Asociación Alemana de Agricultores, reflejo de una tendencia continua en toda Europa occidental. Los agricultores como los Bergs señalan a competidores extranjeros en países donde los estándares y los costos de producción son más bajos. «Nueva Zelanda puede producir leche por poco dinero, y luego se lleva a Europa, a Alemania, y no podemos competir», dice Berg. «Pero, por supuesto, los supermercados compran la leche más barata».

 

La UE y Nueva Zelanda, uno de los mayores productores de leche del mundo, están negociando un acuerdo de libre comercio, lo que puede significar que más leche de Nueva Zelanda llegue a Europa. Los agricultores también ven una amenaza en el pacto de libre comercio entre la UE y los Estados sudamericanos del Mercosur, actualmente en suspenso.

 

 

Supermercados que tiran los precios

 

Los agricultores también culpan a los supermercados por obligarlos a vender sus productos a precios bajísimos. Renate Berg compra también en los supermercados baratos, aunque la leche no la adquiere ahí.

 

 

 

Bonn | Proteste der Bauern (DW/N. Isenson)
La reina de la palata de Renania, Anna Müller, planea hacerse cargo de la plantación de sus padres.

 

 

 

 

Anna Müller, la reina de la patata de Renania, que también asistió a la manifestación, dice que su familia también compra en los supermercados de bajo costo. Titz, de 21 años, a 80 kilómetros de Bonn, planea hacerse cargo de la granja de verduras de su familia junto con su hermana gemela.

 

Ella dice que los agricultores sufren más por las guerras de precios de los minoristas, porque están en la parte inferior de la cadena de valor. Entonces, ¿por qué frecuentan Aldi, Lidl y compañía? «Solo porque es fácil. La gente no lo piensa bien. Todos lo hacemos», dice Müller, argumentando que las tiendas de descuento (como se conoce a estos supermercados baratos en Alemania) son responsables del problema, no los consumidores.

 

 

Custodios de la naturaleza

 

Independientemente de dónde compren, los agricultores se ven a sí mismos como una minoría asediada obligada a cambiar por una corriente irracional. Pero el mensaje, en las protestas, fue claro: ellos no son los que tienen que cambiar. Los agricultores como Martin Buchholz en Sankt Katharinen se consideran los guardianes de la naturaleza. «La agricultura no destruye la naturaleza, la conserva», dice.

 

Él cuenta haber plantado de 70 a 80 árboles frutales para mantener la tierra donde cultiva, árboles que seguirá cuidando porque eso es lo que requieren y porque ese es su trabajo como agricultor. «Estar a favor de las abejas atrae votos», agrega Buchholz. «Yo también estoy a favor de las abejas, de hecho probablemente haga más por ellas que Julia Klöckner», se queja.

 

«Los políticos solo piensan en ciclos de cuatro años», dijo uno de los oradores en la protesta en Bonn. «Nosotros pensamos en generaciones».

 

 

 

Fuente: https://mundoagropecuario.com/