Entrada a Chile de material genético sin cuarentena marca hito en fruticultura

Como un importante hito en la fruticultura chilena calificaron destacados actores del sector el reconocimiento por parte del SAG de un vivero extranjero para la importación por parte de viveros Agrícola Natividad de material genético de plantas de nogales, las cuales llegaron a Santiago para ser inspeccionadas por la autoridad sanitaria directamente desde Estados Unidos.

Se trata de 20.400 portainjertos de nogal de última generación genética, tolerantes al hongo Phytophtora y nemátodos, que están inmediatamente disponibles para los viveros nacionales sin cuarentena mediante. Así, el Centro de Producción de nogales Micro Paradox, CSP Labs, ubicado en California, es el primer centro de producción de una especie frutal reconocido oficialmente por el SAG.

 

721

 

La iniciativa viene a palear uno de los grandes problemas de la fruticultura de Chile: la antigüedad de las variedades y portainjertos, y a la vez reduce los tiempos de ingreso, que con motivo de las cuarentenas, pueden retrasar el proceso en más de dos años. Hasta hoy traer una variedad o portainjerto desde su introducción en cuarentena hasta que éste se comercializa demora al final entre cinco a seis años.

Para Macarena Berríos, importadora de las plantas de nogales a través de Agrícola Natividad, ha sido la culminación de un largo trabajo.

“Empezamos este proceso hace cuatro años, para lo cual tuvimos una reunión con el SAG, pues hace tiempo estábamos interesados en traer injertos clonales a Chile. El SAG nos propuso el reconocimiento de un centro, que básicamente es que el SAG inspecciona un centro fuera de Chile y ve que cumpla con todos los requisitos para poder traer las plantas sin cuarentena”, dice. En este caso fue el vivero Parm Randawa, en Sacramento, California.

“El año pasado se realizó la visita in situ del SAG y estuvimos con APHIS cinco días, donde se conoció todo el proceso, y luego el SAG lo aprobó como centro reconocido”, con lo que se puso en marcha la importación, señala Berríos.

“Lo que viene es muy importante para la agricultura chilena, porque es primera vez que entra un frutal sin cuarentena, lo que significa que estamos trayendo mejor material genético”, enfrentando uno de los grandes desafíos de la fruticultura chilena: la antigüedad de sus variedades.

Para Jorge Valenzuela, presidente de la Asociación Gremial de Viveros Frutales (AGVF), la labor de las autoridades en este importante hito es algo a valorar.

“Hay que hacer un reconocimiento importante a las autoridades, tanto al ministro de Agricultura como al SAG, que entendieron la problemática de que los fruticultores estamos viviendo de la escasa genética que tenemos, y han acelerado y ayudado de forma sustancial a que esto se haga realidad”, señala el dirigente.

“Como Asociación de Viveros venimos empujando el reconocimiento de centros desde hace bastantes años y creemos que la forma de renovar la genética frutícola nacional es a través del reconocimiento de centros. La cuarentena es lenta, mientras que con el reconocimiento de centros vamos a tener ingreso de material genético muy rápido y la validación en un corto tiempo. Vamos a saber rápidamente si funcionan en Chile”, agrega Valenzuela.

Finalmente Valenzuela hace una convocatoria a los demás viveros a seguir los pasos de esta iniciativa: “Yo invitaría a todos los que trabajan en genética a que contacten a sus socios fuera de Chile y que vean los pasos a seguir con el SAG y la Asociación de Viveros, e ir viendo nuevos reconocimientos de centros. Por ejemplo, ya hay uno en Francia de carozo con el cual se está trabajando”, dice.

 


IMG_8970

 

SAG y APHIS trabajando en conjunto

Uno de los aspectos más llamativos fue el trabajo conjunto que realizaron las agencias fiscalizadoras de Estados Unidos y Chile para hacer realidad esta importación sin cuarentena y el reconocimiento de los centros.

Para Annabella Reszczynski, de APHIS, el proceso constó con una comunicación directa con el SAG para el apoyo del reconocimiento.
“Hubo un interés por parte de APHIS y se lo pusimos en conocimiento al SAG para ver cómo podíamos avanzar en el tema de apertura de material de propagación desde Estados Unidos a Chile”, dice la experta estadounidense.

“El exportador en EE.UU. y el importador en Chile pusieron en conocimiento de ambas agencias el interés de que hubiera una apertura”, señala respecto a cómo los viveros hicieron saber a las agencias de sus intenciones, agregando que “el tema de la cuarentena es un tema engorroso, es costo adicional que creemos que no se justifica”.

Reszczynski adelantó qué plantas podrían venir en el futuro, pues según ella “se ve que esta modalidad está dando resultados, y creo que se va a seguir con otros productos. Uno de los temas pendientes, que debería resolverse por esta misma vía serían las plantas de pistachos”.

Por su parte, Óscar Camacho, director (S) del SAG, señaló que “esta actividad es lo que se busca dentro de la innovación y mejora tecnológica. Dentro de ella el SAG juega un rol fundamental para que el material que ingrese no represente un riesgo”.
“El material de reproducción es considerado uno de los más riesgosos”, agregó.

 

 

Reacciones del sector frutícola y viveros

Desde Fedefruta, Juan Carlos Sepúlveda, dijo que “este es un avance importantísimo en la importación de material vegetal de primer orden, agilizando las variedades que tienen buen precio”, haciendo hincapié en la importancia de este hecho para la fruticultura chilena: “Yo creo que este es un hito en la fruticultura y nos vamos a ahorrar dos años de espera”, puntualizó.

También agregó palabras para el SAG. “El SAG ha entendido la modernidad y ha reconocido centros que nos pueden entregar un material limpio, lo cual es un avance sustantivo”, dijo Sepúlveda.

Desde la Asociación de Viveros de Chile, Maritrini Lapuente remarcó la importancia que tiene el hecho de que el material venga de lugares seguros. “El material proviene de orígenes más seguros. Como industria nosotros valoramos eso y vamos a fomentarlo, porque la idea es que sigan ingresando materiales desde fuentes más confiables”.

También adelantó lo que viene a futuro en materia de reconocimientos, señalando que “tenemos una lista de centros que queremos reconocer en el extranjero y éste es el primero. Estamos trabajando con Francia y Estados Unidos”.

“Lo que más valoramos es que el SAG se haya dado cuenta que esta era una forma importante de agilizar la entrada genética y de una forma segura”, dijo finalmente, reconociendo la labor del SAG para que este proceso culminara con éxito.

En representación de la embajada de Estados Unidos, la agregada agrícola Anita Katial, señaló que “Ahora los importadores se sientes más atraídos a traer estos productos desde Estados Unidos. El abrir este acceso a los nogales permite a Chile para tener nuevas formas de variedades y genéticas, lo que desde el punto de vista de ventas es muy interesante para Estados Unidos”.

“Es un paso muy importante. Es una señal positiva para Chile, pues esto puede mejorar su producción, lo que es muy bueno para las exportaciones chilenas en el mundo”, dijo.

 

Fuente:

www.portalfruticola.com