ENERGÍAS SOSTENIBLES

SKODA presenta su bicicleta eléctrica sin pedales

 

 

El innovador diseño de dos ruedas totalmente eléctrico de ŠKODA combina una sencilla conducción y la última tecnología, con un diseño clásico.

 

Incorpora un motor eléctrico integrado de 4 kW y dos baterías de iones de litio de 1.250 Wh. Freno hidráulico delantero con ABS y nuevo concepto de iluminación para una máxima seguridad.

 

No tiene suspensión, monta neumáticos Schwalbe Super Moto-X de tamaño mediano para una mejor absorción de golpes.

 

Este es el primer año que ŠKODA participa en la feria mundial de bicicletas EUROBIKE, presentando su diseño eléctrico de dos ruedas para una movilidad sostenible en la ciudad: KLEMENT.

 

El fabricante de automóviles está demostrando su capacidad de innovación, así como tener su mirada puesta en las demandas actuales en movilidad. En el desarrollo del KLEMENT, ŠKODA incorporó a los especialistas de BFO Mobility. El resultado es un tipo de vehículo completamente nuevo, que combina elementos de una bicicleta y un scooter.

 

 

 

 

 

 

El KLEMENT funciona mejor en el tráfico pesado de la ciudad gracias a su agilidad, haciendo del desplazamiento diario algo más sencillo. El concepto de dos ruedas 100% eléctrico tiene un marco de aluminio futurista; las suspensiones de las ruedas utilizan brazos oscilantes de un solo lado.

 

No tiene palancas ni cables visibles, y los pies del conductor descansan sobre pedales fijos situados en lugares donde las bicicletas eléctricas suelen tener los pedales.

 

Los conductores aceleran y frenan el KLEMENT inclinando los pedales. Si el usuario desplaza su peso hacia delante sobre el pedal, el motor acelera. Si los pedales giran hacia atrás, se activa un freno de disco hidráulico en la parte delantera equipado con ABS, así como un freno regenerativo en la rueda trasera.

 

 

 

 

El motor de la rueda trasera tiene una potencia de hasta 4 kW y acelera la bicicleta hasta una velocidad máxima de 45 km/h.

 

Las dos baterías de iones de litio, cada una con 52 celdas, tienen una capacidad total de 1.250 Wh, lo que proporciona una autonomía de hasta 62 km.

 

Estas baterías se pueden extraer y cargar fácilmente con un enchufe doméstico; también se pueden recargar durante la conducción gracias a la recuperación de la energía en el frenado.

 

Con un peso de aproximadamente 25 kg, KLEMENT es fácil de maniobrar en todo momento.

 

 

 

 

Fuente: https://ecoinventos.com 

¿Querés publicitar?