AGRICULTURA

Un tercio de las tierras agrícolas del mundo tienen un riesgo ‘alto’ de contaminación por plaguicidas

Un tercio de la tierra agrícola del planeta tiene «alto riesgo» de contaminación por pesticidas debido a los residuos persistentes de ingredientes químicos que pueden filtrarse en los suministros de agua y amenazar la biodiversidad, según una investigación publicada el lunes.

El uso de pesticidas se ha disparado a nivel mundial a medida que la producción agrícola se ha expandido, lo que ha provocado crecientes temores sobre el daño ambiental y pedidos para reducir el uso de químicos peligrosos.

Investigadores en Australia modelaron el riesgo de contaminación en 168 países con datos sobre el uso de 92 ingredientes pesticidas activos y encontraron un «riesgo global generalizado de contaminación por pesticidas». 

Destacaron varios ecosistemas extremadamente vulnerables en Sudáfrica, China, India, Australia y Argentina, en el nexo de alto riesgo de contaminación, alta escasez de agua y alta biodiversidad.

El estudio, publicado en Nature Geoscience , encontró que en general el 64 por ciento de la tierra agrícola mundial, aproximadamente 24,5 millones de kilómetros cuadrados (9,4 millones de millas cuadradas), estaba en riesgo de contaminación por pesticidas por más de un ingrediente activo, y el 31 por ciento está en alto riesgo. 

«Es significativo porque la contaminación potencial es generalizada y algunas regiones en riesgo también tienen una gran biodiversidad y sufren de escasez de agua», dijo la autora principal Fiona Tang, de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad de Sydney.

Tang dijo que hay una serie de factores que contribuirían a que una región se convierta en un punto de contaminación potencial, incluido el uso de cantidades excesivas de pesticidas o aquellos que contienen sustancias altamente tóxicas.

Algunos factores ambientales también pueden retrasar la descomposición de los pesticidas en sustancias no tóxicas, como temperaturas frías o bajo contenido de carbono en el suelo, mientras que las lluvias intensas también pueden causar altos niveles de escorrentía.

El estudio no analizó directamente los impactos en la salud humana, pero los investigadores dijeron que la filtración de pesticidas en el agua utilizada para beber podría representar un riesgo y pidió un mayor análisis de la contaminación de ríos, estuarios y lagos.

Convocatoria de sostenibilidad

Los investigadores analizaron 59 herbicidas, 21 insecticidas y 19 fungicidas.

Utilizaron estimaciones de las tasas de aplicación de plaguicidas extraídas de los datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos e información basada en países de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Introdujeron esto en un modelo matemático y lo usaron para estimar los residuos de pesticidas que potencialmente quedan en el medio ambiente.

Se consideró que las regiones eran de alto riesgo si se estimaba que los residuos de al menos uno de los ingredientes de los plaguicidas eran al menos 1.000 veces mayores que las concentraciones que no producirían ningún efecto.

«Cuanto mayor sea la puntuación de riesgo, mayor será la probabilidad de que una especie no objetivo experimente un efecto», dijo Tang a la AFP, y agregó que esto puede no ser tan grave como la muerte.

El informe encontró que Asia tiene la mayor superficie terrestre, 4,9 millones de kilómetros cuadrados, en alto riesgo, y China representa 2,9 millones de kilómetros cuadrados de eso.

Los investigadores dijeron que las estimaciones de contaminación elevada en Rusia, Ucrania y España significan que casi el 62 por ciento de las tierras agrícolas europeas (2,3 millones de kilómetros cuadrados) tiene un alto riesgo de contaminación por pesticidas .

Los investigadores también desglosaron los riesgos en términos de tipo de entorno: suelo, agua superficial, agua subterránea y atmósfera.

De estos, Tang dijo que el agua superficial es el más vulnerable porque la escorrentía puede contaminar las vías fluviales.

El estudio pidió una estrategia global para la transición hacia una «agricultura sostenible y una vida sostenible», que implique un bajo uso de pesticidas, una reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

En 2019, Global Environment Outlook (GEO) de la ONU pidió una reducción del uso de plaguicidas y dijo que la producción de alimentos no solo es el principal impulsor de la pérdida de biodiversidad, sino que también es un contaminante importante del aire, el agua dulce y el agua de mar, particularmente cuando la agricultura depende demasiado de pesticidas y fertilizantes químicos.

Fuente: https://mundoagropecuario.com/

¿Querés publicitar?