ALIMENTACIÓN

5 maneras eficientes y sencillas para quitarle lo picante a la comida

Si el guiso que preparaste quedó muy picante y es difícil de comer, no te preocupes ya que esto se puede arreglar con estos tips para quitarle lo picoso a la comida

Hay veces en las que el gusto por el picante hace que agreguemos bastantes chiles que, sin querer, pueden provocar que los guisos queden en extremo picantes. No debes preocuparte por ello ya que la comida se puede arreglar con alguno o varios de los tips que verás a continuación que te dirán cómo quitarle lo picante a la comida.

Revisa los chiles antes de usarlos

Al momento de comprar los chiles que utilizarás para hacer de comer, revisa que estos tengan la menor cantidad de cicatrices y que su color no sea tan oscuro, pues de lo contrario podrías preparar un guiso que no todos comerán. En el caso de que no encuentres chiles que no tengan estas características, cómpralos y utilízalos pero cuida la cantidad de chiles que agregues a tu preparación.

Añade algunos trozos de papas

Agregar un par de papas a un guisado muy picoso para bajar su nivel de picante es una técnica tradicional que se utiliza en las cocinas mexicanas también para quitarle lo salado a la comida. Prueba tu guiso cuando le agregues la salsa y si te das cuenta de que estará muy picante añade una o dos papas crudas picadas en cuadros regulares, esto también le aportará sabor y textura a tu preparación.

Agrega más caldo

Otra forma de arreglar la comida cuando está muy picante, en el caso particular de un guiso con caldo pero que también puede ayudar para una receta con rajas de chile y carne, es añadir de una a media taza extra de caldo de pollo o de res, esto hará que se evapora el líquido y con él se irá parte del picante, además de que la sal del consomé neutraliza también el picante.

Duplica las cantidades

Si preparaste alguna salsa roja o verde y una vez que estuvo lista te diste cuenta de que pica tanto que nadie podría comerlo, prepara la salsa de nuevo con la misma cantidad de ingredientes pero esta vez sin picante. Sazona, fríe y combina con la salsa picosa previamente preparada a fuego medio durante 10 minutos más.

Acompaña con condimentos extra

Si estás por disfrutar de unos chilaquiles, unos tacos, un caldo a la diabla, pero te diste cuenta de que estaban tan picosos que te hormiguea la boca, puedes usar más crema, algunas rebanadas de pan, totopos, tostadas, más tortillas o limón. Estos acompañamientos contrarrestan el nivel de acidez del picante para que sigas comiendo sin necesidad de desperdiciar tu porción.

Fuente: https://www.debate.com.mx/

¿Querés publicitar?