AGRICULTURA

¿Súper soja? Preparan una variedad que logra un 41,5% de proteína

Se trata de un grano con características biológicas que mejoran la calidad industrial.

Un equipo de docentes, estudiantes e investigadores lograron desarrollar una nueva variedad de soja convencional no transgénica denominada “INTA-FICA 5C k/lx”, que posee características genéticas diferenciadas y mayor contenido de proteína y aceite en grano.

La variedad alcanza a registrar 41,5 % de proteína y 23 % de aceite y se destaca por laausencia del factor anti nutricional Kunitz (kti) y la disminución de la actividad de las tres enzimas lipoxigenasas (lx1, lx2, lx3). Estas propiedades facilitan la digestión y absorción en los monogástricos como el ser humano, cerdos o pollos y mejoran la palatabilidad de la soja conocida por presentar cierto sabor amargo, astringente o similar al pescado en sus derivados.

El proyecto surgió hace 11 años, desde laFacultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias  (FICA) de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), a partir de una línea de investigación de ecofisiología del cultivo de soja en la provincia que concluyó en un convenio con el Programa de Mejoramiento Genético de la EEA-INTA Marcos Juárez.

Variedad de soja con proteína alta

El equipo integrado por las Ingenieras Agrónomas de la FICA, Susana B. Bologna y Elizabeth Rojas junto a profesionales del INTA: Lic. Gen. Diego O. Soldini, Lic. Gen. Javier R. Gilli, Ing. Agr. Ignacio G. Vicentin e Ing. Agr. Alejandro J. Carrió, trabajaron el mejoramiento en base a la calidad industrial y la calidad nutricional para aumentar el contenido de proteína del grano y recuperar los valores normales de la soja, que es del 40%.

“En el país, debido a que el mejoramiento genético estaba enfocado exclusivamente a aumentar los rendimientos, paulatinamente y de forma sostenida, fue disminuyendo el contenido de proteína debido a una correlación negativa que hay entre rendimiento y proteína. Así es que a la fecha se ha llegado a valores alarmantes de hasta un 36% promedio de contenido de proteína en el grano de soja”, afirmó a Agrofy News la Ing. Agrónoma Susana B. Bologna, miembro del equipo de investigación.

“El otro aspecto que empezamos a trabajar fue mejorar o modificar ciertas características propias de la especie como es el contenido de factores antinutricionales, que provoca problemas en quienes consumen alimentos derivados de la soja. Nos planteamos desarrollar materiales genéticos con ausencia de estos factores antinutricionales para subsanar estos problemas”, explicó la investigadora.

“Por otro lado también nos planteamos modificar o corregir otro problema que tiene la soja que está dado por unas enzimas lipoxigenasa que son 3 y que producen sabores no esperados o no agradables en los alimentos. Estas lipoxigenasas, están en los bancos de germoplasma y ese material genético uno puede incorporarlo y empezar a hacer cruzamientos para lograr poner estas enzimas en sus genes recesivos y así disminuir  la actividad de las lipoxigenasas”, agregó la ingeniera.

El nuevo cultivar INTA-FICA 5C k/lx surge como respuesta a demandas puntuales de los sectores agroindustriales que se dedican a la producción de harinas especiales y derivados para consumo humano y animal.

El nombre comercial fue tramitado y registrado en el Registro Nacional de la Propiedad de los Cultivares en el INASE(Nº de inscripción RNCyFS del INASE: 714/AHIJ1).

El proyecto se llevó a cabo en la sede de la EEA de INTA en Marcos Juárez y en Villa Mercedes en el departamento de Ciencias Agropecuarias perteneciente a la FICA. 

“Los cruzamientos genéticos se iniciaron en el 2007 en el INTA y luego el material genético y las poblaciones segregantes derivadasde los cruzamientos se condujeron y se sembraron en Villa Mercedes”, comentó la docente e investigadora.

Año 2007. Cruzamientos genéticos. Invernáculo de la EEA INTA Marcos Juárez.

Según explicó a Agrofy News, el proyecto de investigación se condujo con métodos de selección convencionales hasta que en el año 2011 se desarrollaron marcadores moleculares para identificar las características de las lipoxigenasas y los factores antinutricionales. Luego, se realizó la selección asistida por marcadores moleculares a las poblaciones hasta alcanzar la etapa de ensayos de fiscalización para la futura inscripción del nuevo cultivar.

“Actualmente estamos reformulando actividades con el INTA Marcos Juárezpara continuar una línea de calidad que, obviamente, sigue teniendo como prioridad el aumento del contenido de proteína en el grano de soja. También, otras características que vamos a empezar a indagar que están siendo demandadas por ciertos sectores de la agroindustria para iniciar nuevamente cruzamientos y desarrollar poblaciones pensando en futuros cultivares para satisfacer la demanda tanto del mercado nacional como internacional. Esto es muy importante porque es una manera de agregar valor a la producción del grano modificando características biológicas del cultivo”, aseguró.

La docente destacó el esfuerzo y el reconocimiento a todo el equipo de investigación que participó en estos ensayos, desde docentes, personal de campo, conducción de ensayos y alumnos que en calidad de pasantes y tesistas contribuyeron con el desarrollo del proyecto.

 

 

 

 

Fuente: https://news.agrofy.com.ar/

 

 

 

¿Querés publicitar?