INTERÉS GENERAL

Muchas especies están teniendo dificultades para adaptarse a un clima más cálido

Las actividades de innumerables especies están sincronizadas con su entorno, incluidas las temperaturas habituales durante todo el año. “Para que las plantas florezcan cuando sus polinizadores están cerca, para que las aves se reproduzcan cuando haya comida para sus polluelos, y luego se vayan antes de que la nieve cubra el suelo, deben seguir las señales de su entorno”, explica un equipo de expertos de la Universidad de Helsinki en Finlandia.

El problema, añaden, es que “el momento de estas señales, como la acumulación de días cálidos, está cambiando rápidamente”. Lo que eso significa para las especies individuales depende de varias variables, pero en general, cuanto más grandes y rápidos sean los cambios en su entorno, más difícil será para muchas especies de flora y fauna adaptarse lo suficientemente rápido.

“Una de esas señales se relaciona con las temperaturas: en años cálidos, todo tipo de eventos tienden a ocurrir temprano, y en años fríos, tienden a ocurrir tarde. La cantidad de eventos que cambian con los cambios de temperatura se describe mediante algo que llamamos una ‘norma de reacción’ ”, dice el profesor Tomas Roslin, científico de la Universidad de Helsinki que también trabaja en la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas.

Roslin es el autor principal de un nuevo estudio realizado por un gran grupo de investigadores que están trabajando en un gran conjunto de datos de eventos estacionales para ver cómo el tiempo de las actividades estacionales de muchas especies no se mantiene al día con las señales ambientales cambiantes debido al cambio climático.

Los miembros de una especie determinada están adaptados para reaccionar a señales específicas en su entorno local y cuando se produce un cambio marcado en dichas señales, incluidos los cambios de temperatura, pueden responder de manera diferente. Roslin y sus colegas querían averiguar qué significa esto cuando los cambios ocurren a gran escala.

Para buscar respuestas, se basaron en observaciones de cientos de fenómenos estacionales recopilados durante décadas en cientos de sitios en toda la ex Unión Soviética. El enorme conjunto de datos les ha permitido explorar las respuestas al cambio climático en una vasta área y en una gran escala de tiempo.

“Observamos eventos que van desde el primer canto del carbonero a través de la aparición del sapo común y la aparición del primer hongo porcini hasta el final de la caída de la hoja de abedul. Lo que vimos fue una rigidez general en la respuesta de las especies a la variación del clima de un año a otro; es decir, cuanto más temprano el año, más se retrasó el momento del evento fenológico con respecto al momento de la señal de las temperaturas”, señala María Delgado, la otra autora principal del estudio de la Universidad de Oviedo en España.

“Además de esto, vimos grandes diferencias entre estaciones y sitios. Las diferencias en las normas de reacción de diferentes sitios acentuaron las respuestas fenológicas en la primavera y las amortiguaron en el otoño”, agrega Delgado. “Como resultado, entre la población la variación en el momento de los eventos es mayor en la primavera y menor en el otoño que si todas las poblaciones siguieran la misma norma de reacción. En general, estos patrones afectarán la respuesta de las especies al cambio climático de manera opuesta en primavera y otoño”.

Si bien muchos de los cambios aún no se han producido, se acelerarán a medida que el clima continúe calentándose en las próximas décadas. Sin embargo, líneas de investigación similares indican que el clima cálido ya significa muchos problemas para una gran variedad de especies, ya que los cambios de temperatura pueden desviarlas de sus patrones habituales de comportamiento.

Como advierte el clima, por ejemplo, las aves como las grandes tetas que dependen para su supervivencia de fuentes estables de alimento en primavera podrían terminar pasando hambre porque esas fuentes de alimento podrían no estar fácilmente disponibles, acaban de descubrir los científicos.

Específicamente, los cambios en el momento en que hay una gran cantidad de larvas en primavera pueden afectar en gran medida a los herrerillos y otras especies de aves que necesitan muchas larvas para alimentar a sus crías recién nacidas. Si el suministro de larvas alcanza su punto máximo antes de lo normal debido al clima más cálido, las crías pueden terminar con muy poca comida durante una etapa crítica de sus vidas.

Si la primavera llega antes de lo normal, los árboles también comienzan a brotar hojas antes, lo que hace que las larvas que se alimentan de estas hojas eclosionen antes. “Cuando el clima cambia, las interacciones entre las diferentes especies también cambian”, explica Emily Simmonds, profesora asociada del Departamento de Biología de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.

Fuente: https://www.ecoportal.net/

¿Querés publicitar?