BIOTECNOLOGÍA

Identifican el gen que revolucionará el mejoramiento de la papa

Investigadores de Solynta, empresa de mejoramiento de cultivos híbridos de patata junto con Wageningen University & Research, se han encargado de identificar, clonar y caracterizar el gen de autocompatibilidad en patatas. Este gen llamado Sli (inhibidor del locus S) tendrá un profundo impacto en el mejoramiento de la calidad de la patata.

 

Solynta es una empresa de mejoramiento de patatas híbridas con sede en Wageningen, Países Bajos. El equipo de Solynta está desarrollando variedades híbridas de patata con características y rendimiento superiores a una velocidad que es más rápida que la tradicional. La aplicación exitosa del mejoramiento híbrido permite el uso de semillas de patata híbrida. Esta revolución en el mejoramiento no solo mejora en gran medida la velocidad del desarrollo del producto, sino que proporciona ventajas logísticas y fitosanitarias. Aunque la gente ha estado cultivando nuevas variedades de patata durante siglos, la capacidad de utilizar el mejoramiento híbrido es el ‘Santo Grial’ de la mejora de la patata algo que muchos creían que no sería posible.

EL CULTIVO DE LA PATATA

La patata es el cultivo alimentario no cereal más importante del mundo. Sin embargo, mientras que otros cultivos alimentarios como el maíz, el arroz y el trigo han mostrado una ganancia de rendimiento genético del 1% anual, la ganancia genética en la patata ha sido mínima. El cultivo de la patata también está ganando importancia en el mundo en desarrollo debido a su alto valor nutricional.

A pesar de su familiaridad, la patata tiene un genoma sorprendentemente complejo, por lo que es muy difícil de mejorar utilizando técnicas de mejoramiento tradicionales, con períodos de tiempo de 10 a 15 años entre el primer cruce y producto final. Por esta razón, durante los últimos 100 años, las mejoras en características clave son limitadas.

La hibridación de cultivos, una técnica sin OMG, ayudó a mejorar rápidamente características importantes en cultivos como maíz, tomates, sorgo, repollo y remolacha azucarera. La técnica también podría ayudar a desarrollar rápidamente nuevas variedades de patata que se adapten a las condiciones locales, como la sequía o las inundaciones.

La ventaja principal de la hibridación de cultivos es que la propia patata crece a partir de semillas, en lugar del tubérculo que ocupa una cantidad de volumen considerable. Las propias características de las semillas hace que necesiten menor  cantidad de plaguicida a la hora de cultivarse. Además, las semillas se pueden almacenar más fácilmente que el tubérculo como tal.

LA GENÓMICA

El mejoramiento híbrido de patata se basa en el cruzamiento de  patatas DIPLOIDES, en el que cada célula contiene dos juegos completos de cromosomas (uno de cada línea parental) en lugar de nuestra patata cultivada, cuyo genoma es TETRAPLOIDE. Para aprovechar realmente las oportunidades del mejoramiento de la patata híbrida, era crucial identificar, clonar y caracterizar el gen clave para la autocompatibilidad en la patata llamado Sli  (inhibidor del locus S).

Un elemento importante de la cría de cultivos híbridos es la fijación de rasgos en las dos líneas parentales a través de la endogamia. Pero en la mayoría de los cultivos diploides se genera una autoincompatibilidad que impedía la hibridación.

En estos genotipos diploides, el locus S genera una cascada de reacciones necesaria para inhibir el crecimiento del tubo polínico, evitando la fecundación. La autocompatibilidad como tal y también la ubicación del locus Sen el cromosoma 12 ya se conocían desde hace algún tiempo. El problema venía que hasta ahora se desconocía el gen de inhibir este proceso. A través del análisis genético y la secuenciación del genoma se ha logrado.

Con Sli  definido, los criadores pueden implementar la hibridación que permitirá una cría más rápida y enfocada que oportunista. Este mejoramiento está enfocado a llevar al mercado nuevas variedades resistentes y nutritivas que ayudarán a que la producción de patata sea más sostenible. El resultado del análisis molecular del equipo de  Sli  se ha publicado en la revista científica  Nature Communications . 

 

 

Fuente: https://fundacion-antama.org/

¿Querés publicitar?