ALIMENTACIÓN

Pepino, el rey del potasio

Las propiedades del pepino se deben a su aporte equilibrado de nutrientes (proporciona ácido fólico, magnesio, potasio, vitamina C y B5 en buenas cantidades), lo que contrasta con su bajo aporte calórico. Un pepino mediano de unos 250 gramos apenas suponen 30 calorías para el organismo y, sin embargo, ofrece un rico abanico de nutrientes:

Es rico en vitamina C: esencial para estimular el sistema inmunológico (250 g cubren el 13 por ciento de las necesidades diarias). Este antioxidante natural es también básico para la producción de colágeno y protege frente al daño que los radicales libres pueden causar sobre las membranas celulares.

Aporta vitaminas del grupo B: Una pieza mediana de pepino proporcionan al organismo el 18 por ciento del ácido fólico necesario y el 10 por ciento de la vitamina B5 que necesita.

Contiene minerales como el potasio y oligoelementos como el silicio (básico para la formación del colágeno en la piel y los tejidos blandos del organismo), el molibdeno, el cobre y el manganeso (esenciales para la formación de determinados antioxidantes), con un aporte que cubre el 5 por ciento de las necesidades diarias con 250 gramos.

Campeón en potasio: Un mineral esencial para regular la tensión arterial y la transmisión del sistema nervioso. Este nutriente es también el que convierte el pepino en un alimento depurador y diurético.

Ideal para las dietas de adelgazamiento: Es un ingrediente básico en los menúes hipocalóricos debido a ser bajo en calorías y a su poder saciante. Su gran aporte de agua y potasio ayudan, por otra parte, a eliminar líquidos y la indeseable celulitis.

Tiene efecto protector frente a enfermedades cardiovasculares y ante varios tipos de cáncer, como los de mama, útero, ovario y próstata.

A las propiedades del pepino contra el cáncer también contribuyen las cucurbitacinas, unos terpenos que confieren a esta hortaliza su sabor amargo y que, según estudios parecen bloquear las señales celulares que permiten la multiplicación de las células cancerígenas.

También es importante para la generación y transmisión del impulso nervioso. Se combina con buenas dosis de magnesio, de suave efecto tranquilizante y laxante.

A la hora de su compra es importante seleccionar los ejemplares de piel de color verde oscuro y evitar los pepinos con manchas amarillentas. Conviene conservarlos en la parte baja de la nevera y nunca congelarlos, porque se ablandan.

Fuente: https://www.msn.com/

¿Querés publicitar?