ALIMENTACIÓN

5 formas de cocinar la carne para que sea más saludable

Hace unos años, la Organización Mundial de la Salud causó un gran revuelo, al catalogar a la carne procesada como cancerígena, y a la carne roja como posible cancerígena.

Es una afirmación científica, pero no hay que ser alarmistas. Según la OMS comer 50 gramos de carne procesada (salchichas, embutidos, curados, etc.) al día, aumenta un 18% el riesgo de padecer cáncer.

Es un porcentaje que se aplica a a tu propio riesgo global, en el que intervienen docenas de factores, desde la genética al sendentarismo, tabaco, alcohol, etc. Si tu riesgo global de padecer cáncer es de un 5%, ese 18% adicional se aplica al 5%, con lo que sería un 5,9%.

Estas propiedades cancerígenas de la carne roja no tienen nada que ver con su calidad. Se debe a una serie de moléculas químicas que se crean durante el procesado o el cocinado de la carne, y está relacionado con su propia composición química.

Por suerte, existen algunos trucos para reducir la formación de estas moléculas y hacer que la carne sea más saludable, tal como explican en Verywell Fit.

Calor indirecto y menores temperaturas

Cocinar directamente en el fuego de la parrilla, o a altas temperaturas, aumenta la aparición de compuestos químicos llamados HCA y PCA, que tienen propiedades cancerígenas.

Por tanto es recomendable cocinar con calor indirecto, que no incida directamente en la comida, y a temperaturas más bajas.

Del mismo modo hay que evitar que el humo toque la comida, ya que transmite estos compuestos químicos.

Mejor un poco cruda

Se ha comprobado también que la carne roja demasiado quemada contiene más compuestos químicos cancerígenos.

No se trata de comer carne cruda, pero sí de tomarla poco hecha, o en su punto. Sin pasarse.

Nuevos métodos de cocinado

La carne es más saludable si se toma a la brasa, o cocinada con aire caliente, como hacen las freidoras sin aceite.

Es prefirible usar estos métodos, en lugar de la parrilla o la fritura en sartén.

Utiliza especias

Algunos estudios han comprobado que las especias tienen antioxidantes que reducen la aparición de HCAs.

Además dan sabor a la carne, así que merece la pena usar tomillo, orégano, pimienta, o las especias que más te gusten.

Come animales alimentados con hierba

Se sabe que la carne de animales alimentados con hierba y no con pienso tienen más ácidos grasos Omega-3, y más vitaminas A y E, así como antioxidantes.

No siempre es fácil de encontrar, pero preguntando en tiendas de confianza, encontrarás carne proveniente de granjas orgánicas.

Son trucos sencillos que te permitirán comer carne roja y procesada de forma más saludable.  Si no abusas de ella, no habrá ningún problema.

Fuente: ComputerHoy.com: Todo sobre tecnología, gadgets y novedades

¿Querés publicitar?