BIOTECNOLOGÍA

La historia detrás del poroto transgénico 100% público que llega a los platos brasileños

En Brasil ya se puede ver un nuevo poroto transgénico a la venta en los supermercados. No te pierdas la interesante y compleja historia sobre este cultivo desarrollado por una empresa estatal brasileña, que no estuvo exenta de obstáculos y problemas antes de llegar hasta los campos y mesas de los brasileños.

En algunos supermercados brasileños ya es posible comprar un nuevo poroto genéticamente modificado (GM o transgénico), que lleva el etiquetado correspondiente como lo requieren las regulaciones locales. Nada de este evento sería noticia, considerando que Brasil es la segunda potencia mundial en la producción de cultivos transgénicos después de Estados Unidos y ha visto sus tiendas llenas de productos con etiquetado de transgénicos. Sin embargo, este nuevo poroto (tipo carioca) no es otro de los muchos granos de soja y maíz transgénico típicamente creados por empresas norteamericanas, sino más bien un cultivo 100% desarrollado localmente por científicos de una empresa estatal en el gigante amazónico.

El viaje de este nuevo poroto biotecnológico para llegar a los mercados brasileños fue largo y no estuvo exento de varios obstáculos. Comenzó en la búsqueda de una solución al problemático virus del mosaico dorado del poroto (BGMV, por sus siglas en inglés) que puede acabar con más de la mitad de las plantas de poroto de un agricultor. Este patógeno es transmitido por la mosca blanca y provoca pérdidas estimadas en 300.000 toneladas anuales, suficientes para alimentar a 15 millones de personas.

“El BGMV es un problema grave en tomates, soja y otras plantas, pero en los porotos también es transmitido por moscas blancas de manera persistente. Cuando el insecto ya adquiere el virus, comienza a transmitirlo a lo largo de su vida”, dice Francisco Aragão, investigador senior de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA) y co-creador del nuevo poroto transgénico brasileño. «Por eso es difícil desarrollar una estrategia de resistencia y también se sabe que si solo tienes una mosca blanca por planta, ya puedes tener el 100% de infección».

Antes del nuevo poroto transgénico, los únicos métodos de control de BGMV eran el manejo cultural, el control biológico y el uso de pesticidas para controlar el hospedero del virus -la mosca blanca- con escasos resultados. “La aplicación promedio [de pesticidas] en una temporada es 10 veces, pero hay productores que aplican 20 veces o más. Incluso con esas aplicaciones, es posible perderlo todo en algunas ocasiones. Y si hay soja cerca, será muy difícil controlar la población de mosca blanca en sus frijoles ”, dice Aragao.

Los precios de los insecticidas son muy caros y para los pequeños agricultores es difícil tener que usarlos tantas veces. En Brasil tenemos un área muy grande -unos 1.2 millones de acres- donde no se recomienda plantar poroto por la gran probabilidad de pérdida” agrega.

No solo para COVID: el ARN también protege a los cultivos

Desde la década de 1960, los investigadores de EMBRAPA han buscado cultivares de poroto con resistencia natural al BGMV a lo largo del continente americano, pero los resultados no fueron satisfactorios. Una vez que se identificaron solo cultivares con resistencia parcial y no adaptados a las condiciones brasileñas, EMBRAPA decidió invertir en biotecnología moderna y OGMs.

“Esto empezó en la década de 1990 cuando empezamos a intentar, por un lado, transformar el poroto, que sigue siendo una de las plantas más difíciles de transformar genéticamente, y por otro, estudiar el virus y desarrollar estrategias para obtener plantas resistentes”, relata Aragao. Junto a su colega, Josias Faria, probaron algunas estrategias biotecnológicas como el ARN antisentido (la expresión de la hebra de ARN complementaria de un gen) y la transdominancia letal (expresión de una proteína mutada fundamental para la replicación del virus), lamentablemente sin resultados o solo resistencia parcial.

«Con la tecnología de ARN interferente, comenzamos a principios de la década de 2000″, dice Aragao sobre el ARNi, un mecanismo de defensa natural en las plantas que «silencia los genes», pero que aún no se entendía completamente en ese entonces. A pesar de esto, en la década de los 90 ya se había tenido éxito con la papaya hawaiana, donde la modificación genética mediante ARN interferente se salvo a los agricultores de la isla frente al virus de la mancha anillada de la papaya.

¿Como funciona? Probablemente haya leído o visto mucho en los titulares del último año sobre las vacunas de ARN para COVID-19. En este caso, el mecanismo de modificación con el ARN interferente no es muy diferente y, literalmente, funciona como una «vacuna» para los cultivos. Los científicos insertaron un fragmento de ADN del virus en el genoma nuclear de la planta, con el objetivo de hacer que produzca pequeñas moléculas de ARN bicatenario (conocidas como ARN pequeño interferente o ARNip) que silencian el gen rep viral, un gen clave para la ciclo de replicación del virus. Como consecuencia, el virus no puede expresar este gen, su replicación viral se interrumpe y las plantas se vuelven resistentes al virus. En términos simples, obtienes una planta “vacunada” contra el virus BGMV.

De esta manera, en el futuro, no solo nos protegeremos de las pandemias con vacunas de ARN, nuestros alimentos también podrán protegerse de virus mortales con esta tecnología.

Cabe señalar que este método de «silenciamiento de genes» es un mecanismo natural de la planta. Una planta de poroto convencional que está infectada generará ARNip más tarde, pero no en condiciones o niveles para hacer frente al patógeno. Con la ingeniería genética, los científicos anticipan y adaptan este sistema natural para que se active en el momento en que el virus ingrese a la planta y se defienda de manera efectiva.

“Algo que observamos es que las moscas adquieren el virus de las plantas, pero el virus no se replica en la mosca, sino en las plantas… y así las moscas adquieren cada vez más virus”, agrega Aragao. “También observamos que cuando se colocan moscas virulíferas en plantas modificadas, la carga viral disminuye en la mosca, ya que libera el virus y no tiene lugar para absorber más”.

Es interesante y observamos que lo mismo ocurre con las plantas vecinas, no modificadas”, indica Aragao, sobre un potencial efecto protector que tendría el frijol modificado sobre los cultivos convencionales vecinos. «Esperamos que los agricultores que producen porotos convencionales junto con los agricultores de porotos transgénicos también se beneficien«.

Del laboratorio al campo

En 2004, el equipo de Aragao y Farias desarrolló la primera planta de poroto inmune a BGMV con la estrategia de ARNip. De 24 líneas modificadas en total, dos fueron inmunes, y finalmente se seleccionó la línea “5.1”, llamada así porque deriva del experimento número 5. “Luego comenzamos a hacer las pruebas en invernadero, después de las pruebas de campo, los análisis de bioseguridad y generamos todos los datos necesarios para responder a todas las preguntas de la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) ”, dice Aragao.

El equipo de Aragao y Faria demostró que este nuevo poroto transgénico era seguro para el consumo humanonutricionalmente equivalente y no tenía efectos en el medio ambiente diferentes a los porotos convencionales. Por ejemplo, se descartaron efectos «fuera del objetivo» o epigenéticos, y es importante tener en cuenta que el transgén insertado no genera ninguna proteína nueva, sino solo ARN pequeños, que son moléculas muy inestables y se degradan durante el procesamiento de alimentos.

La información recopilada fue presentada a los reguladores de CTNBio en 2010,aprobando su lanzamiento comercial en 2011, un hito histórico ya que fue desarrollado íntegramente por una entidad pública y fue el primer poroto transgénico del mundo. Sin embargo, ¿por qué ha tardado alrededor de una década en llegar al mercado desde esa aprobación?

“Todavía no teníamos cultivares comerciales, y no había sido posible desarrollarlos antes porque -aquí en Brasil- todos los ensayos de campo requieren autorización y además, cada campo debe estar en un área certificada”, dice Aragao sobre el sistema regulatorio brasileño. “Y para las reglas de generación de datos de una nueva variedad, se debe considerar que Brasil tiene cinco áreas para el frijol, y debemos realizar ensayos en al menos tres zonas, de cada una de las áreas, por dos años”.

Debido a lo engorroso del sistema de certificación, EMBRAPA prefirió esperar el lanzamiento comercial de la línea 5.1 y solo entonces incluirla en programas de mejoramiento con variedades locales y así dotarlas de resistencia a virus. “Después de la aprobación comercial, puedes sembrar donde quieres y es muy difícil tener la aprobación para todas las áreas y zonas antes de la aprobación comercial”, agrega Aragao.

Después de más de 31 ensayos de campo que analizaron el desempeño agronómico, en 2015 ya se habían obtenido los primeros cultivares transgénicos del poroto GM (variedad carioca) apta para uso comercial. El rendimiento promedio del cultivar modificado fue casi un 20% superior al de las variedades convencionales, y en áreas con alta incidencia del virus, la rentabilidad de los frijoles transgénicos fue 78% mayor.

Campo de poroto transgénico en la ciudad de Río Verde, estado de Goias, en enero de 2020. Se observan plantas totalmente sanas e inmune al virus BGMV. Crédito: Francisco Aragao

Un dato fascinante que debe destacarse es la inmunidad absoluta que las plantas modificadas han demostrado desde que se obtuvo el evento 5.1. “Las pérdidas de BGMV son cero. Todos los años, desde que comenzamos la siembra experimental y hasta la comercial, nunca observamos una sola planta con el virus, las plantas son totalmente inmunes ”, dice Aragao. Un fuerte contraste con el alto nivel de pérdidas en el poroto convencional que oscila entre el 40% y el 100% de las plantas, y el grano restante suele estar deformado o no apto para la venta.

Con este poroto, la idea es tener una reducción en las aplicaciones de pesticidas. En lugar de hacer 10 o incluso 25 aplicaciones, la idea es hacer solo 3 aplicaciones (para otras plagas). Lo que hicimos fue crear algo más sostenible y seguro para los consumidores ”, agrega Aragao.

Percepción del consumidor y exportaciones

Las normativas y regulaciones no fueron el único problema a superar. Desde 2015 había llegado el momento de evaluar la mejor estrategia para llevar el nuevo poroto carioca transgénico, una variedad que se siembra en más de tres millones de hectáreas y representa el 70% del poroto consumido en el país, a las mesas brasileñas.

poroto transgénico

Paquete de poroto carioca con la nueva variedad transgénica. Lleva la etiqueta de OGMs en un triángulo amarillo con una letra T en el interior, y debajo del texto: “Producto elaborado a partir de porotos transgénicos”. Crédito: ChileBio

“Empezamos a ver cómo lanzarlo [al mercado], porque para nosotros el poroto no es como la soja, el maíz o el algodón. Primero, es una planta que está en nuestro plato y se consume todos los días. En segundo lugar, es mucho más que un alimento básico, tiene un valor cultural ”, enfatiza Aragao. Desde 2015 habían discutido cómo realizar el lanzamiento comercial, que no se realizó hasta el segundo semestre de 2020, luego de la multiplicación de semillas para la primera venta.

¿Cuál ha sido la actitud de agricultores y consumidores? En el caso de los agricultores, aparentemente un éxito. “La venta de semilla ha sido del 100%. Los productores de semillas no vendieron más porque no tenían más”, dice Aragao entre risas. En cuanto a los consumidores, aún es pronto para evaluarlo, pero considerando que los supermercados llevan años vendiendo muchos productos con etiquetado de OGMs (por llevar derivados de maíz o soja transgénica) Aragao espera que no haya rechazos con el nuevo poroto. “Si vas a la calle y haces una encuesta preguntando a la gente si comerían transgénicos, probablemente el 40-60% dirá que no, pero en el supermercado lo compran sin ningún problema”, enfatiza.

El hecho de que el poroto Pinto producido en Brasil sea destinado exclusivamente para consumo local -a diferencia de otras variedades- facilitó su lanzamiento comercial. “También hemos modificado porotos negros [a partir del evento 5.1], pero por ahora decidimos no lanzar al mercado, ya que Brasil exporta porotos negros. Por ejemplo, tenemos feijoada que se exporta enlatada y no queremos tener problemas en otros países”, dice Aragao.

Edición genética y nuevos desarrollos

Aragao y su equipo continúan trabajando en mejoras para este poroto brasileño y ya están integrando nuevas tecnologías de edición de genes para darle mayor tolerancia a la sequía, disminuir el contenido de fitatos (componentes antinutricionales) y otorgar resistencia a otros virus importantes del poroto, como el carlavirus.

También menciona un interesante trabajo realizado con un enfoque de OGMs en colaboración con el Instituto Tecnológico de Monterrey de México en 2016, logrando aumentar 150 veces el nivel de folato (vitamina B9), un nutriente esencial en el desarrollo fetal y cuya deficiencia en mujeres embarazadas genera bebés con graves problemas congénitos.

Otros proyectos paralelos en los que están trabajando Aragao y su equipo incluyen la lechuga transgénica y poroto de ricino. “En lechuga estamos trabajando para lograr la resistencia a virus y un aumento en el nivel de folato. Estamos realizando pruebas de campo y está prácticamente listo, pero todavía no tenemos todos los datos de bioseguridad. Queremos lograr la resistencia a dos virus muy importantes en la lechuga, en todo el mundo, y apilarlos junto con el aumento de folato en la misma línea”.

EMBRAPA Francisco Aragao

El Dr. Francisco Aragao con otros cultivos transgénicos desarrollados bajo su liderazgo: una lechuga biofortificada con folato (izquierda) y plantas de ricino libre de ricina en sus semillas (derecha). Crédito: ISTOÉ / Embrapa

En ricino, buscan eliminar la ricina, un compuesto altamente tóxico de las semillas que hace inviable su uso en la alimentación animal. “La planta de ricino es una planta muy interesante para zonas semiáridas, tiene una tremenda tolerancia a la sequía y los suelos salinos. La idea es utilizar una planta como esta para obtener no solo aceite, sino también una fuente de proteína para los animales ”, dice Aragao. «La torta que queda después de la extracción del aceite se usa como fertilizante, pero usarla como proteína para los animales sería un propósito mucho más noble y sostenible».

Esfuerzos locales y negacionismo científico

Hasta ahora no ha habido oposición de activistas y ONGs contra el lanzamiento comercial del nuevo poroto transgénico. “Los grupos anti-transgénicos aquí en Brasil están luchando contra el trigo HB4 argentino, así que al menos se han olvidado del poroto”, dice Aragao. El trigo HB4 que menciona es el primero del mundo en ser aprobado para su lanzamiento comercial en el país vecino, pero estuvo condicionado a la aprobación de importación por parte de Brasil, el mayor comprador de trigo argentino.

Algunos de los activistas anti-OGMs ahora afirman estar a favor de la ciencia por la vacuna COVID. Aquí vemos un ejemplo de negacionismo científico. Son negacionistas dependiendo de la tecnología y no consideran que algunas de las vacunas modernas son OGMs. Afirmar que los transgénicos no son seguros es simplemente negacionismo científico. Todos los datos científicos demuestran que están a salvo”, comenta Aragao.

Otro punto importante es que el poroto transgénico de EMBRAPA desmantela la narrativa clásica contra los transgénicos por motivos de supuestos monopolios o que es una tecnología exclusiva de grandes empresas y países ricos. “Los porotos transgénicos [de EMBRAPA] son importantes para mostrar que esta tecnología no es solo para los grandes agricultores, ya que tenemos muchos pequeños productores de porotos en Brasil. ¿Por qué solo para la soja, el maíz y el algodón? ¿Por qué solo para los grandes agricultores? ¿» pregunta Aragao.

Es una tecnología que se puede utilizar para pequeños agricultores y para abordar problemas y cultivos locales. Las grandes empresas no van a invertir en camote, yuca, porotos o maní. Prefieren invertir en cultivos de grandes superficies que se cultivan en diferentes países. Por eso los países en desarrollo tienen que invertir en sus propios problemas, y por qué no, con tecnologías como esta”, concluye.

En Brasil, se espera que esta solución biotecnológica, fruto del ingenio y esfuerzo del sector público brasileño, sea un ejemplo a seguir por otros países de América Latina, África y Asia. Esta aprobación de granos transgénicos es una alternativa preferible a seguir el camino europeo que ha estado obstaculizando esta tecnología durante más de dos décadas. Seguir el camino brasileño muestra cómo desarrollar soluciones locales a los problemas locales.

 

 

 

Fuente: https://www.chilebio.cl/

¿Querés publicitar?