ENERGÍAS SOSTENIBLES

La cantidad de calor que atrapa la Tierra se ha duplicado en solo 15 años, según un estudio

El planeta está atrapando aproximadamente el doble de calor en la atmósfera que hace casi 15 años, según un nuevo y alarmante análisis de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.

Los investigadores afirman que se trata de una cantidad "notable" de energía que ya está teniendo consecuencias de gran alcance.

"Es un exceso de energía que está absorbiendo el planeta", afirma Norman Loeb, científico de la NASA y autor principal del estudio, "por lo que va a suponer un mayor aumento de las temperaturas y un mayor derretimiento de la nieve y el hielo marino, lo que provocará la subida del nivel del mar, todas ellas cosas que preocupan mucho a la sociedad".

El estudio, publicado esta semana en la revista Geophysical Research Letters, descubrió que lo que se conoce como desequilibrio energético de la Tierra -la diferencia entre la cantidad de energía solar que absorbe el planeta y la que se irradia al espacio- se duplicó aproximadamente entre 2005 y 2019. El resultado fue "sorprendente", escribió el equipo de investigación.

La vida en la Tierra no podría existir sin la energía del sol, pero es importante la cantidad de esa energía que se irradia al espacio. Es un delicado equilibrio que determina el clima del planeta.

Los efectos del desequilibrio energético de la Tierra

Además del aumento de las temperaturas globales, el efecto más obvio de un desequilibrio, Loeb dijo a la CNN que "vamos a ver cambios en las circulaciones atmosféricas, incluyendo más eventos extremos como las sequías".

Utilizando datos de satélites para medir el desequilibrio, los científicos descubrieron que la Tierra está ganando más energía de la que debería y haciendo que el planeta se caliente aún más, lo que también se conoce como desequilibrio energético positivo.

Aproximadamente el 90% del exceso de energía de este desequilibrio va a parar al océano. Y el calentamiento de las temperaturas oceánicas provoca una acidificación que afecta a los peces y a otros tipos de biodiversidad marina. Cuando los investigadores compararon las mediciones por satélite con los datos de un conjunto global de sensores oceánicos, los resultados mostraron una tendencia similar. La energía restante, mientras tanto, se queda en la atmósfera.

La causa de este desequilibrio energético se debe sin duda, en parte, a las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el hombre, informan los investigadores. También se ve afectado por algunos de los bucles de retroalimentación positiva causados por el cambio climático: a medida que aumenta la temperatura global, también aumenta la cantidad de vapor de agua en la atmósfera, lo que incrementa aún más la temperatura. El derretimiento de la capa de nieve y el hielo marino -reflectores naturales de la energía solar- también está disminuyendo debido al calentamiento global.

Una versión de "El Niño" a largo plazo

Otro factor que contribuye es el hecho de que la Oscilación Decadal del Pacífico -a menudo descrita como un patrón climático a largo plazo similar a "El Niño" en el Pacífico- se mantuvo en una fase muy cálida desde 2014 hasta 2020. Debido a este cambio repentino de una fase fría a una fase cálida prolongada, la cubierta de nubes sobre el océano disminuyó, permitiendo que el Océano Pacífico absorbiera más radiación solar.

"El cambio provocado por el hombre está modificando la composición de la atmósfera, así como las fluctuaciones de los sistemas climáticos", dijo Loeb.

Con el telón de fondo de la histórica sequía y el calor extremo del Oeste, el estudio advierte que la cantidad de calor que atrapa la Tierra debe disminuir, o el cambio climático seguirá empeorando.

Loeb describió el período de tiempo elegido por su equipo, de 2005 a 2019, como una mera instantánea de lo que está por venir en términos de impacto climático, y añadió que es necesario realizar más estudios y observaciones a largo plazo para comprender plenamente la tendencia a largo plazo.

"Mi esperanza es que el ritmo al que estamos viendo este desequilibrio energético disminuya en las próximas décadas", dijo Loeb. "De lo contrario, vamos a ver cambios climáticos más alarmantes".

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com/

 
 
¿Querés publicitar?