ALIMENTACIÓN

Errores que es mejor evitar durante el desayuno para adelgazar a partir de los 50

El desayuno es comúnmente conocido como "la comida más importante del día". Sin embargo, muchas personas habitualmente se saltan este paso y van directamente a su trabajo sin tomar alimento alguno. Los expertos aconsejan a aquellos que superan la cincuentena ingerir productos sin azúcar a primera hora.

Tanto si se quiere adelgazar y perder peso como si se desea cuidarse, es recomendable alejarse de la comida con un alto contenido de carbohidratos, la cual normalmente carece de fibra. Los comúnmente conocidos como procesados elevan de forma rápida el nivel en sangre y adelantan la necesidad de saciar el apetito con 'antojos'.

"Eso hace que se desee más azúcar y se coma en exceso más tarde", ha contado a Eat This, Not That la nutricionista Melissa Mitri. De este modo, convendrá seguir una dieta basada en proteínas, grasas y fibra. En caso de tener más de 50 años y querer deshacerse de esos kilos de más, es interesante evitar una serie de malos hábitos que contribuyen a engordar.

¿Es recomendable comer granola?

En primer lugar, escatimar en proteínas en el desayuno provoca que la persona sienta hambre con antelación. Estos nutrientes "son esenciales para los mayores de 50 años, ya que ayudan a mantener la masa muscular magra para un metabolismo saludable". El yogur griego natural, la mantequilla y los frutos secos son algunos alimentos a tener en cuenta a primera hora.

Convendrá comprobar qué alimentos incluir en la cesta de la compra (Unsplash)

En segundo lugar, será recomendable echar un vistazo a los ingredientes de los productos. "La granola a menudo se promociona como 'natural', 'baja en sodio', 'no transgénica' o 'sin gluten', lo que suena saludable, pero lee la etiqueta de los ingredientes; [...] a menudo está cargada de azúcar", informa la experta en nutrición Jinan Banna.

"Hay 13 gramos de azúcares añadidos por tres cuartas partes de una taza", señala la experta. Asimismo, esta alternativa "no mantiene la sensación de saciedad y aporta muchas calorías con pocas vitaminas y minerales beneficiosos". De este modo, convendrá comprobar qué alimentos incluir en la cesta de la compra.

El azúcar en una 'barrita' saludable no debe ser mayor que su contenido de proteínas

En lugar de granola, los especialistas sugieren tomar fibra. Una forma de sustituir el alimento anterior es proporcionando al cuerpo frutas y verduras. Estos alimentos son ricos en fibra y no cuentan con demasiadas calorías, lo cual "ayuda a mantener un peso saludable".

Alimentos que envejecen la piel

La cuarta recomendación para aquellos que desean adelgazar una vez pasados los cincuenta recuerda la importancia de desayunar. "Pasar muchas horas sin comer después de despertarse puede tener un impacto negativo en la salud y la función del cerebro", indica la nutricionista Trista Best.

"Cuando los niveles de glucosa caen a un nivel muy bajo, las personas experimentan niebla cerebral, fatiga mental e irritabilidad", apunta Best. "El desayuno es una manera de establecer el tono de cómo se va a comer el resto del día”, sostiene Trista. Asimismo, comenzar el día con una alimentación saludable fomentaría "una mejor selección de productos en el resto de comidas".

El quinto consejo está estrechamente relacionado con el siguiente: evitar comer barritas de proteínas. Aunque hay múltiples variedades, los expertos rechazan la ingesta de aquellas que tienen chocolate. "Como regla general, el azúcar en una 'barrita' no debe ser mayor que su contenido de proteínas", informa Trista Best.

El yogur griego natural, la mantequilla y los frutos secos son algunos alimentos a tener en cuenta a primera hora (Unsplash)

En sexto lugar, será aconsejable alejarse de aquellos productos que propician el envejecimiento de la piel. De este modo, habrá que intentar no incluir tortitas, croissants y bollería a primera hora. "Cuando consumimos estos alimentos, la elasticidad de la piel puede empezar a pasar factura, lo que provoca flacidez", dice la nutricionista Lisa Richards, autora de 'La dieta de la cándida'.

Por último, cabe recordar que saltarse el desayuno provocaría que la persona sienta hambre con el paso de las horas. Lo mismo ocurre si solo se toma café o té antes de salir de casa. Esto puede derivar en una deshidratación. "Siempre hay que equilibrar la ingesta de café con agua para apoyar adecuadamente el metabolismo y la digestión sin deshidratarse", recuerda la nutricionista Heather Hanks.

Fuente: El Confidencial - El diario de los lectores influyentes

¿Querés publicitar?