INTERÉS GENERAL

Una rara hazaña botánica es detectada en una piña de una planta antigua y extinta conservada en ámbar

La primera evidencia fósil de una piña que brota semillas se ha conservado en ámbar de 40 millones de años.

La germinación de la semilla generalmente ocurre en el suelo después de que una semilla ha caído, pero se capturaron varios tallos embrionarios que emergen de la piña antigua en una rara hazaña botánica conocida como germinación precoz o viviparidad, en la que las semillas brotan antes de dejar la fruta.

"Eso es parte de lo que hace que este descubrimiento sea tan intrigante, incluso más allá de que es el primer registro fósil de la viviparidad de las plantas que involucra la germinación de semillas", dijo George Poinar Jr., paleobiólogo del Colegio de Ciencias del Estado de Oregón y autor de un estudio sobre el descubrimiento, en un comunicado de prensa.

"Me parece fascinante que las semillas de esta pequeña piña puedan empezar a germinar dentro del cono y que los brotes puedan crecer tanto antes de morir en la resina".

La germinación precoz en las piñas es tan rara que solo un ejemplo natural de esta condición, de 1965, ha sido descrito en la literatura científica, dijo Poinar en el comunicado.

Cuando la germinación de semillas ocurre dentro de las plantas, tiende a estar en cosas como frutas (piensa en el pimiento bebé que a veces ves cuando abres un pimiento morrón), pero es raro en gimnospermas como las coníferas que producen "desnudos" o semillas no cerradas.

La piña fosilizada proviene de una especie extinta de pino llamada Pinus cembrifolia. Conservadas en ámbar báltico, son visibles grupos de agujas, algunas en paquetes de cinco.

Algunos de los descubrimientos más extraordinarios de la paleontología en los últimos años provienen del ámbar: una cola de dinosaurio, partes de pájaros primitivos, insectos, lagartos y flores se han encontrado sepultados en globos de resina de árbol que se remontan a millones de años.

Las vívidas criaturas y plantas lucen como si acabaran de morir ayer y, a menudo, están exquisitamente conservadas con detalles que de otro modo se perderían en la masa de fósiles formados en la roca.

Según su posición, parte del crecimiento de los tallos, si no la mayoría, se produjo después de que la piña entró en contacto con la resina pegajosa del árbol, dijo Poinar. La investigación fue publicada en la revista Historical Biology la semana pasada.

Poinar ha trabajado en fósiles de ámbar durante décadas, descubriendo por primera vez en un estudio de 1982 que el ámbar podría preserva las estructuras intracelulares en un organismo atrapado en su interior.

Su trabajo inspiró la ciencia de ficción en la franquicia de libros y películas "Jurassic Park", donde el ADN se extrae de la sangre de dinosaurio dentro de un mosquito atrapado en ámbar para recrear las criaturas prehistóricas.

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com/

¿Querés publicitar?