ALIMENTACIÓN

Uvas y colesterol: Descubre cuál es la relación entre ambas que puede beneficiar a tu salud

En nuestras cocinas, la uva nunca falta. Ya sea de manera natural (en racimos) o en forma de líquidos (vinos para cocinar o beber). De esta fruta se aprovecha todo, hasta los sarmientos que la sustenta. Encierra un mundo de propiedades saludables, que avanzan imparables hacia otros novedosos usos, desde los cosméticos a los farmacéuticos.

La composición de las uvas puede variar ligeramente según se trate de uvas blancas o negras. En general, su aporte en hidratos de carbono es mayor que en otras frutas, por eso proporcionan mucha energía, apunta la Fundación Española de la Nutrición (FEN). Son hidratos de carbono de fácil asimilación como la glucosa, la fructosa, sacarosa, dextrosa y levulosa.

En cuanto a su valor nutricional, las uvas son ricas en compuestos fenólicos, destacando los estilbenos (resveratrol) y los flavonoides. Algunos especialistas indican que, tanto la uva negra como el vino tinto, poseen una mayor cantidad de fitonutrientes que las otras variedades de uva y vino.

Las uvas tienen importantes beneficios para nuestra salud. Un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, ha encontrado evidencia que muestra que comer esta fruta puede aumentar la diversidad del bioma intestinal y también reducir los niveles de colesterol en la sangre. En su artículo publicado en la revista Nutrients, el grupo describe experimentos en los que alimentaron a voluntarios con polvo de uva durante cuatro semanas.

Investigaciones anteriores ya habían demostrado que comer ciertas frutas, como manzanas y uvas, puede promover la salud de los vasos sanguíneos porque contienen polifenoles, que son antioxidantes. Comer estas frutas también reduce los niveles de azúcar en sangre y presión arterial. Y en algunos casos, se ha demostrado que el consumo de polifenoles reduce la inflamación, un factor que contribuye a la enfermedad cardíaca. En este nuevo esfuerzo, los investigadores analizaron otros posibles beneficios para la salud de comer uvas.

Para obtener más información sobre los posibles beneficios positivos para la salud, el grupo contó con la ayuda de 19 adultos sanos. Cada uno consumió una dieta especial baja en polifenoles y fibra durante cuatro semanas. Luego, cada sujeto comió la misma dieta pero con la adición de polvo de uva. Los voluntarios ingirieron 46 gramos de polvo al día, lo que equivale a dos porciones de uvas. Los investigadores recolectaron muestras de heces, sangre y orina de los voluntarios durante ambas etapas del experimento.

Descubrieron que después de cuatro semanas de comer el polvo de uva, todos los voluntarios vieron aumentos en la diversidad del bioma intestinal. Investigaciones anteriores han demostrado que el aumento de la diversidad del bioma intestinal tiende a estar asociado con un sistema inmunológico fuerte. En particular, aumentaron los niveles de la bacteria Akkermansia, que se sabe que tiene un impacto positivo en los niveles de glucosa y el metabolismo de los lípidos.

Los investigadores también encontraron una disminución en los niveles generales de colesterol del 6,1 % y una caída del 5,9 % en el LDL. Además, hallaron algunos ácidos esteroides en la bilis se redujeron en un 40,9 %; investigaciones anteriores han demostrado que desempeñan un papel en el metabolismo del colesterol.

Esta información no sustituye en ningún caso al diagnóstico o prescripción por parte de un médico. Es importante acudir a un especialista cuando se presenten síntomas en caso de enfermedad y nunca automedicarse.
 
¿Querés publicitar?