ALIMENTACIÓN

El alcohol acelera el envejecimiento y reduce el cerebro

Cualquier cantidad de alcohol perjudica al cerebro, aunque beber más dispara la reducción del cerebro como si cumplieran años a gran velocidad.

Los días de pensar que por beber una copa de alcohol no va a pasar nada han pasado. Varias investigaciones científicas ya han demostrado el daño que hace al cuerpo humano, especialmente al cerebro, y un nuevo estudio con los datos de más de 36.000 individuos ha despejado cualquier duda: da igual la cantidad de alcohol ingerida porque va a empequeñecer la materia gris y además va a acelerar el envejecimiento de este órgano esencial.

Los expertos tuvieron en cuenta características como la edad, peso, género, nivel socioeconómico, antecedentes genéticos, lugar de residencia o si eran fumadores y su nivel de consumo. Tras analizar los perfiles, resonancias magnéticas del cerebro y pruebas cognitivas se llegó a la conclusión de que los efectos "detrimentales" para el cerebro más directos eran los relacionados con el consumo de alcohol.

El trabajo liderado por la Universidad de Pennsylvania ha revelado que también los que beben alcohol de manera ocasional están perjudicando a su cuerpo. "Descubrimos que ninguna dosis de alcohol es segura para el cerebro. El consumo moderado se asocia a efectos adversos más generalizados en el cerebro de lo que se había reconocido hasta ahora", revelan en sus conclusiones.

Los expertos han descubierto en los patrones de bebida y sus consecuencias que la cantidad de alcohol no supone una proporción exacta en los perjuicios al cuerpo. "No es lineal. Es peor cuanto más bebes", señala Remi Daviet, otra firma de la investigación publicada en Nature Communications.

Tampoco hay una bebida peor que otra. "No se encontró ninguna evidencia de efectos diferentes entre beber vino, cerveza o bebidas espirituosas", señala el informe.

Beber alcohol envejece el cerebro

Los especialistas ponen como ejemplo que un hombre de 50 años que pasa de beber media cerveza diaria a dos cervezas vería como su cerebro empequeñece y el resultado es el equivalente a envejecer dos años. Si el paso fuera de dos bebidas a tres bebidas diarias el efecto sería el mismo para el cerebro que envejecer tres años.

Si un abstemio pasa a tomar media cerveza diaria será como provocar que su cerebro envejezca medio año. Si esa persona que no bebe nada se transforma en alguien con cuatro copas al día colocará de manera súbita sobre su cerebro el peso de de diez años en sus células, estructura y funcionamiento.

"Aunque el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo recomienda que las mujeres no consuman más de una bebida al día, los límites recomendados para los hombres son el doble, una cantidad que supera el nivel de consumo relacionado en el estudio con la disminución del volumen cerebral", avisa Henry Kranzler, uno de los miembros de la investigación. "Las pautas sobre 'el bajo riesgo' de beber deben ser revisadas de acuerdo con los efectos para el cerebro", recomiendan en las conclusiones de su investigación.

Cambios en la estructura cerebral entre los grandes bebedores

A este nuevo hallazgo se suman las evidencias científicas de que quienes beben más alcohol sufren cambios perjudiciales en su estructura cerebral y se reduce tanto su materia gris como la blanca en esta parte esencial del ser humano. De hecho, ese el motivo que relacionado con este estudio estimula a animar a los mayores bebedores a reducir su consumo habitual. "La gente que más puede beneficiarse de beber menos es la gente que ya bebe más", resume Gideon Nave, del Departamento de Neurociencia de la universidad estadounidense.

Fuente: Men's Health España: Revista de salud, nutrición, sexo y pérdida de peso para hombres (menshealth.com)

¿Querés publicitar?