AGRICULTURA

Buscan impulsar proyectos hidropónicos y acuapónicos en Mendoza: ¿Qué diferencia hay entre ellos?

La iniciativa proviene de la diputada (UCR) Ana María Andía. “Consideramos necesario impulsar el desarrollo de cultivos que se adapten a las características que ofrecen nuestro suelo y nuestras condiciones climáticas” declaró.

Tal vez hayan oído hablar de hidroponía o acuaponía, pero relativamente pocas personas saben de qué se trata. En pocas palabras, ambas técnicas permiten el cultivo de plantas sin suelo. Aunque se trata de prácticas milenarias traídas de Asia, todavía resultan novedosas en muchos sectores y comunidades.

En Mendoza, hace algunos años se comenzó a incursionar en este sistema de producción que permite utilizar el 80 % menos de agua que la agricultura tradicional, pero cuya rentabilidad y técnica todavía resultan un gran desafío. Atendiendo esta tendencia, la Legislatura provincial analizó las diferentes propuestas de la diputada Ana María Andía sobre estos sistemas de producción eficientes y amigables con el medio ambiente.

“La hidroponía es una herramienta idónea, se trata de una muy antigua práctica que tiene alta eficiencia y que, al reducir significativamente el uso de agua, puede ser desarrollada en zonas urbanas y convertirse en una actividad productiva. Se logran productos de muy buena calidad y, como no se usan tóxicos, tiene condiciones para competir en mercados internacionales”, indicó la diputada al dar detalles de su trabajo.

La hidroponía es la técnica de cultivo en la cual se prescinde del suelo como soporte o fuente de nutrientes en los cultivos. De esta forma, se busca hacer más eficiente el uso del agua en la producción de verduras, hortalizas, frutas y flores.

Entre otros objetivos, promueve también incrementar los volúmenes de producción anual y por unidad de superficie cultivada; facilitar la producción de verduras, hortalizas, frutas y flores de óptima calidad; incentivar la producción y el consumo de alimentos de origen vegetal libres de agroquímicos; reducir la contaminación ambiental en los procesos de producción agrícola y promover alternativas de desarrollo socioeconómico, tanto para pequeñas como para medianas y grandes unidades productivas.

Por otra parte, sostiene que “es responsabilidad ineludible del Estado administrar en forma responsable los recursos escasos. El desafío es aplicar las mejores herramientas para afrontar dicha escasez”. “Consideramos necesario impulsar el desarrollo de cultivos que se adapten a las características que ofrecen nuestro suelo y nuestras condiciones climáticas”, aseveró.

La hidroponía se está aplicando de manera creciente en muchas regiones de la comunidad internacional y, “comparada con las técnicas agrícolas tradicionales, se presenta como una alternativa más eficiente, tanto para la producción de alimentos como para el aprovechamiento de recursos escasos, más aún si se la combina con el empleo de energías sustentables”, sumó la autora de este proyecto de ley.

Desarrollo de sistemas productivos acuapónicos en Mendoza

Posteriormente, se trabajó sobre otra propuesta de la diputada Andía: se trata de promover el desarrollo de los sistemas productivos acuapónicos en la provincia. Se conoce como acuaponía al sistema de producción sostenible de vegetales y peces que combina la acuicultura tradicional con la hidroponía, en un ambiente simbiótico y en un mismo sistema de recirculación de agua. En otras palabras, se trata de la articulación de la cría de especies acuáticas con el cultivo de vegetales en agua, sin el uso del suelo como soporte o como fuente de nutrientes.

“En la acuicultura, los desechos de los peces cultivados pueden acumularse en el agua, lo que aumenta su toxicidad. Por el contrario, en un sistema de acuaponía, el agua de la acuicultura –que aquí funciona como un subsistema– alimenta al sistema hidropónico, ya que los desechos de los peces son transformados en nitritos y forman luego nitratos por acción de las bacterias de nitrificación. Posteriormente, estos son aprovechados por las plantas como nutrientes, hecho que posibilita que el agua retorne al subsistema de acuicultura”, destacó la fundamentación.

El proyecto declara de interés provincial el desarrollo de estos sistemas productivos y busca promoverlos; elevar el nivel de información y visibilidad social de la acuaponía como herramienta útil para el desarrollo rural; optimizar el uso del recurso hídrico, tanto para la cría de animales acuáticos como para el cultivo de verduras, hortalizas, frutas y flores; disminuir las descargas de aguas residuales al ambiente, y reducir la contaminación ambiental en los procesos de producción agrícola y piscícola.

Además, busca fomentar el desarrollo de sistemas productivos acuapónicos con cultivos hidropónicos o emprendimientos acuícolas preexistentes; posibilitar a pequeños productores el aprovechamiento de mercados locales de forma más rentable, e incentivar la producción y el consumo de alimentos con escaso o nulo empleo de agroquímicos.

 

 

 

Fuente: https://www.unidiversidad.com.ar/

¿Querés publicitar?