ENERGÍAS SOSTENIBLES

Las drogas médicas contaminan los ríos del mundo

De todos los tipos de contaminación del agua, desde el plástico hasta los pesticidas, hay uno que no siempre ha captado la misma atención por sus impactos ambientales y de salud pública. Eso está cambiando con el Proyecto de Monitoreo Global de Productos Farmacéuticos, una iniciativa que está mapeando las drogas médicas que se encuentran en los ríos de todo el mundo.

Un artículo reciente de colaboradores globales del proyecto, dirigido por la Universidad de York en el Reino Unido, proporciona una de las miradas más completas hasta el momento sobre cómo los antibióticos y otras drogas médicas de uso común contaminan el agua y, a menudo, se acercan a niveles tóxicos.

El estudio incluye muestras tomadas de 258 ríos en 104 países, que representan todos los continentes del planeta. Las muestras de agua se analizaron en busca de 61 tipos diferentes de medicamentos, utilizados para controlar la diabetes tipo 2, la presión arterial alta, las alergias, los trastornos convulsivos y más.

Niveles de drogas en los ríos siguen aumentando

De más de 1000 sitios de muestreo incluidos en el estudio, aproximadamente una cuarta parte de ellos tenían al menos un fármaco presente en niveles superiores a las concentraciones consideradas seguras para los organismos acuáticos, o que son un problema de resistencia a los antimicrobianos.

“La contaminación farmacéutica representa una amenaza global para la salud ambiental y humana”, dijeron los autores, cuyo trabajo fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences ( PNAS ). 

Y si bien eso se sabe desde hace bastante tiempo, el colíder del proyecto, el Dr. John Wilkinson, dice que esta es la primera vez que se evalúa el alcance de la contaminación farmacéutica en gran parte del mundo en desarrollo.

“Sabemos desde hace más de dos décadas que los productos farmacéuticos se abren paso en el medio ambiente acuático donde pueden afectar la biología de los organismos vivos”, dijo Wilkinson. 

“Pero uno de los mayores problemas que hemos enfrentado al abordar este problema es que no hemos sido muy representativos al monitorear estos contaminantes, con casi todos los datos enfocados en unas pocas áreas seleccionadas en América del Norte, Europa Occidental y China”.

La nueva investigación revela que algunos de los niveles más altos de drogas concentradas en los ríos se encuentran en África subsahariana y partes del sudeste asiático. En Barisal, Bangladesh, el nivel del antibiótico metronidazol en un sitio de muestreo fue más de 300 veces mayor que el objetivo seguro.

Lahore en Pakistán, La Paz en Bolivia y Addis Abeba en Etiopía tenían los niveles de drogas más altos del mundo, con cinco de las 15 ubicaciones en el percentil 90, todas en las principales ciudades africanas.

En comparación, Madrid era la única ciudad entre ellas que estaba ubicada en Europa o América del Norte.

“A través de nuestro proyecto, nuestro conocimiento de la distribución global de productos farmacéuticos en el medio ambiente acuático ahora ha mejorado considerablemente”, dice Wilkinson. “Este estudio presenta datos de más países de todo el mundo de los que toda la comunidad científica conocía”.

El tratamiento de las aguas residuales es clave

Los investigadores encontraron que los lugares sin una infraestructura adecuada de aguas residuales, donde la basura o los tanques sépticos se vierten a lo largo de las orillas de los ríos, tienen más probabilidades de tener los niveles más altos de contaminación farmacéutica. Los lugares con poblaciones de mayor edad y mayores niveles de pobreza y desempleo también vieron más drogas en el agua.

“Demostramos que la contaminación de los ríos del mundo por químicos medicinales es un problema global que: 1) representa un riesgo tanto para la ecología acuática como para la posible selección de resistencia a los antimicrobianos y 2) puede poner en riesgo el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6.3 de las Naciones Unidas para 2030”, dijo el advierten los autores.

“A medida que avanzamos hacia 2030, el nuevo paradigma en el monitoreo ambiental debe involucrar un esfuerzo global, inclusivo e interconectado”.

Fuente: https://www.ecoportal.net/

¿Querés publicitar?