INTERÉS GENERAL

El ABC sanitario para empezar la terminación con el pie derecho

El especialista del INTA Germán Cantón brinda recomendaciones de manejo para evitar pérdidas por enfermedades en los corrales.

Un buen plan sanitario es parte fundamental de cualquier empresa de producción de carne, y cada etapa del proceso tiene sus particularidades a tener en cuenta. Con el foco en la fase de terminación a corral, Clarín Rural conversó con el médico veterinario Germán Cantón, especialista en Sanidad animal del INTA Balcarce, quien brindó un checklist con aquellos puntos a prestar atención, especialmente en esta época.

“Lo primero es analizar cuánto se sabe del historial de los animales que entran a los corrales. Si el engordador es el mismo criador cuenta con la ventaja de saber qué enfermedades y vacunas previas tiene. Cuando se compra terneros de diferentes orígenes a veces falta información y hay que arrancar de cero”, remarca de entrada.

Según explica, el momento del destete y posterior transporte, más otras maniobras como la castración o el descorne que se puedan llegar a realizar, son estresantes para los animales, lo que hace que lleguen inmunosuprimidos a los establecimientos de engorde. “Lo que siempre se recomienda es manejarlos de alguna forma para no seguir estresandolos, recibirlos en corrales especiales con un alimento específico, rollos y heno de buena calidad y empezar de a poco con la adaptación de los animales a la nueva dieta”, dice Cantón.

Luego remarca que las recetas sanitarias deberían ser adaptadas al historial de cada animal. “Normalmente lo que se recomienda es aplicar algunas vacunas contra enfermedades respiratorias, alguna dosis contra clostridiales como la mancha, contra queratoconjuntivitis. Algo que se realiza habitualmente pero no recomendamos es la aplicación profiláctica de antibióticos, especialmente contra enfermedades respiratorias”, afirma, y luego aclara: “Es complejo porque sabemos lo problemáticas que son esas enfermedades, pero esto a futuro es una estrategia que no es sostenible y puede llevar a problemas de resistencia”.

Otra cosa que se suele hacer, explica el especialista, es una desparasitación con algún producto que tenga pocos reportes de resistencia. También, dependiendo de dónde vengan los animales, se puede recomendar alguna aplicación de cobre, o de algún producto vitamínico y mineral para complementar y equilibrar ciertas deficiencias en los primeros meses en el corral.

Después, uno de los problemas sanitarios más comunes son las neumonías. “Las vacunas no son cien por ciento eficientes sino que disminuyen la incidencia de la enfermedad o la gravedad del cuadro clínico. Generalmente las infecciones respiratorias son producto de bacterias que ya están en el tracto respiratorio de los animales y aprovechan la inmunosupresión que sufre el animal para bajar a los pulmones y desarrollar la enfermedad.

Si ya están aplicadas las vacunas se puede utilizar antibióticos para tratar a los animales afectados y, en caso de un brote importante, a toda la tropa”, explica.

Otro problema grave en esa etapa puede venir asociado a una mala adaptación a la dieta o un mal suministro de los alimentos, y se manifiesta en cuadros de acidosis o indigestión. “Después puede haber otro tipo de problemas asociados a fallas en el manejo, como puede ser las intoxicaciones con ionóforos, un suplemento que se aplica normalmente para prevenir la acidosis o mejorar la conversión, o la coccidiosis, una parasitosis intestinal altamente contagiosa”, concluye Cantón.

Fuente: https://www.clarin.com/

¿Querés publicitar?