INTERÉS GENERAL

El reverdecimiento del Ártico no salvará el clima

Las imágenes de satélite muestran que el Ártico se ha vuelto más verde a medida que las temperaturas en la región del extremo norte aumentan tres veces más rápido que el promedio mundial.

Algunas teorías sugieren que este “reverdecimiento del Ártico” ayudará a contrarrestar el cambio climático. La idea es que, dado que las plantas absorben dióxido de carbono a medida que crecen, el aumento de las temperaturas significará que la vegetación del Ártico absorberá más dióxido de carbono de la atmósfera, lo que en última instancia reducirá los gases de efecto invernadero que calientan el planeta.

¿Pero eso realmente está sucediendo?

Soy un biólogo que se enfoca en la respuesta de los ecosistemas al cambio climático, incluidos los ecosistemas de tundra . Durante los últimos cinco años, mis colegas, estudiantes y yo hemos rastreado los cambios en la vegetación en lugares remotos del Ártico para averiguarlo.

Desafiando a los osos para recolectar evidencia en la tundra

La tundra ártica es una vasta región, en su mayoría sin árboles, que se extiende por las áreas más al norte de América del Norte y Eurasia. Unos metros por debajo de su superficie, gran parte del suelo es permafrost congelado, pero la capa superior florece con pastos y arbustos bajos durante los cortos meses de verano.

Los estudios satelitales durante la última década han rastreado los cambios en el reverdecimiento del Ártico midiendo la luz visible y del infrarrojo cercano reflejada por la vegetación. La vegetación verde saludable absorbe la luz visible pero refleja la luz del infrarrojo cercano. Los científicos pueden usar esos datos para estimar el crecimiento de las plantas en áreas amplias.

Pero los satélites no miden la absorción de dióxido de carbono de las plantas.

Hasta hace poco, los estudios de campo que podrían verificar la cantidad de dióxido de carbono que absorbían las plantas del Ártico eran escasos, lo que impedía a los científicos probar la hipótesis de que el derretimiento anterior de la nieve y su impacto en las plantas ayudaron a controlar el dióxido de carbono en la atmósfera.

Para  nuestro estudio , los científicos  desafiaron el territorio de los osos  y las frías noches de verano para recolectar mediciones extensas de dióxido de carbono cerca de las plantas y el suelo en 11 ecosistemas de tundra ártica, incluidos Alaska, Canadá, Siberia y Groenlandia. Nos enfocamos en las áreas árticas menos estudiadas, ubicadas sobre permafrost continuo.

Crecimiento temprano, pero una desaceleración al final de la temporada

Las plantas del Ártico actualmente tienen solo unos tres meses en los que pueden crecer y reproducirse antes de que las temperaturas sean demasiado frías.

Cuando comenzamos este estudio, queríamos averiguar qué efecto tenía el comienzo más temprano de la temporada de crecimiento en la cantidad total de dióxido de carbono absorbido por la vegetación cada verano. Los resultados nos sorprendieron: aunque el enverdecimiento era evidente, la absorción general de dióxido de carbono no aumentó significativamente o solo tuvo aumentos menores.

Cuando miramos más de cerca y comparamos los cambios de una semana a otra, descubrimos por qué. Si bien el deshielo anterior estimuló la productividad de las plantas en junio, esa productividad comenzó a disminuir en julio, normalmente su temporada alta para la fotosíntesis. En agosto, la productividad estaba muy por debajo de lo normal.

Los arbustos, juncos y otras plantas de humedales dominantes en el Ártico ya no secuestraban más carbono al final de la temporada. Era como despertarse más temprano en la mañana y estar listo para irse a dormir más temprano en la noche.

Aún hay muchas preguntas sobre el Ártico sin resolver

Todavía tenemos muchas preguntas, incluido por qué las plantas responden de esta manera y si el índice ampliamente utilizado para el crecimiento de las plantas basado en los cambios en la luz visible e infrarroja,  llamado NDVI, está definitivamente asociado con una mayor absorción de dióxido de carbono. Algunos ecosistemas del Ártico han mostrado fuertes correlaciones entre el NDVI y la absorción de dióxido de carbono, mientras que  otros no. No encontramos evidencia de que las plantas se hayan visto afectadas por las limitaciones de agua al final de la temporada.

Si los ecosistemas de la tundra no pueden continuar absorbiendo dióxido de carbono más adelante en la temporada, es posible que no se materialice el aumento esperado en las plantas que secuestran carbono.

Y hay otro problema. Normalmente, las plantas de la tundra almacenan más carbono a través de la fotosíntesis del que libera la tundra, lo que la convierte en un gran  sumidero de carbono. Los largos y fríos inviernos retrasan la descomposición de las plantas y las encierran en el suelo helado. Sin embargo, cuando el permafrost que contiene esta y otra materia orgánica se descongela, libera más gases de efecto invernadero a la atmósfera.

El impacto local va más allá del carbono

Esta no es solo una historia sobre las plantas y el clima. Los cambios en la vegetación pueden tener efectos de gran alcance en otros componentes de los ecosistemas, incluidos los animales y las personas.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el organismo de las Naciones Unidas para evaluar la ciencia relacionada con el cambio climático, ha estimado que los cambios en la capa de nieve ya han  afectado la seguridad alimentaria y del agua. Muchas comunidades nativas locales dependen de la caza, la captura y la pesca, y el desarrollo temprano de la vegetación puede afectar el delicado equilibrio de los complejos sistemas árticos.

Si el enverdecimiento del Ártico solo cambia las estaciones y no aumenta el nivel general de dióxido de carbono como se creía anteriormente, eso también podría significar que los modelos que se utilizan actualmente para evaluar y predecir el impacto general del cambio climático carecen de información importante. El resultado podría ser que un proceso que asumimos que ralentizaría o mitigaría el cambio climático en realidad no está funcionando como se esperaba.

Fuente: https://www.ecoportal.net/

¿Querés publicitar?