AGRICULTURA

Cómo construir un sistema de cultivo hidropónico casero

El cultivo hidropónico casero está adquiriendo cada vez más fuerza en la sociedad y como forma de cultivar. Tiene la particularidad de que se optimizan los nutrientes, aprovechando al máximo los recursos que se utilizan.

Comentamos los distintos sistemas hidropónicos y los métodos para diseñar un sistema de hidroponía en casa.

Si ahora te dijese qué es la hidroponía seguramente no te contaría nada nuevo ya que hay cuantiosa información sobre este sistema pionero. Nosotros preferimos adaptar el sistema al cultivo casero.

Tipos de sistemas hidropónicos

Podemos diferenciar entre el sistema hidropónico normal, que es aquel en el que existe un medio o sustrato donde se dispone el cultivo.

Pero además también existe el sistema hidropónico puro, donde no existe ningún sustrato salvo una bolsa donde se sostiene el cultivar, y donde las raíces están al aire libre y en contacto con el nutriente líquido que se recircula.

A parte de esto, los dos sistemas se pueden clasificar en sistemas abiertos o cerrados.

En el sistema abierto, los nutrientes circulan por cada ciclo de riego. En el sistema cerrado, la solución nutritiva no absorbida se recicla y formará parte del siguiente ciclo de riego.

El recipiente o contenedor

Nos olvidamos de la tierra y buscamos un recipiente.

os recipientes pueden ser variados. Desde macetas o macetones, cajas de madera o plástico,  bandejas, bolsas o mangas plásticas, bañeras infantiles, bidones partidos por la mitad, envases de yogures y un largo etcétera.

El tamaño del contenedor será el que necesites y dependerá del número de plantas que quieras tener, siempre respetando el marco de plantación mínimo de cada especie.

Si te inicias por primera vez en la hidroponía lo recomendable es que comiences por bandejas pequeñas. Con el tiempo y experiencia podrás optar por cajas de madera de 1,5 metros cuadrados donde el volumen de plantas será elevado.

Algunos tips importantes:

 

El tamaño lo hemos dejado al azar y al gusto del consumidor. En cuanto a la profundidad, con tener 10-15 cm es suficiente, salvo algunas excepciones (como zanahorias).

Para proteger el recipiente y evitar fugas sobre el fondo del recipiente y agujereando los orificios de salida se dispondrá un plástico.

Tiene que estar liso y sin arrugas y clavado en la madera en la parte alta. Si tu recipiente tiene astillas o superficies puntiagudas puedes o bien lijarlas o bien proteger con otro plástico más grueso.

Hay que tener en cuenta que todos los recipientes tienen que tener 1 o 2 orificios de salida si vas a cultivar sobre sustrato sólido. Puedes disponer un cubo o recipiente para recuperar la solución nutritiva, o bien mediante una bomba puedes recircular la solución nutritiva de nuevo al recipiente.

El sustrato en hidroponía

El sustrato a utilizar puede ser de distintos tipos.

Los más utilizados son los siguientes:

- Serrín y virutas

- Arena o grava (¡no vale la arena de playa!)

- Poliestireno expandido

- Turba rubia

- Vermiculita

- Fibra de coco

- Piedra pómez

- Perlita

- Lana de roca

- Cascarilla de arroz o de café

  • Espumas sintéticas (sustratos sintéticos)

Las soluciones nutritivas para cultivo hidropónico puede ser de varias naturalezas. Suelen estar compuestas por sales minerales y ser de tipo líquido o disueltas en agua.

Una solución completa debe tener los siguientes compuestos: nitrógeno, fósforo, potasio, azufre, calcio, magnesio, hierro, manganeso, cobre, molibdeno, boro y zinc.

Un ejemplo son dos soluciones concentradas, una A (con minerales esenciales de gran proporción) y otra B (con minerales en menor proporción):

Solución A: 5 L de solución

- Nitrato de potasio 550 g

- Nitrato de amonio 350 g

- Superfosfato triple 180 g

Solución B: 2 L de solución

- Sulfato de magnesio 220 g

- Quelato de hierro 6% Fe 17 g

- Solución de Micronutrientes 400 ml

- Sulfato de Manganeso 5 g

- Ácido Bórico 3 g

- Sulfato de Zinc 1.7 gSulfato de Cobre 1 g

- Molibdato de Amonio 0.2 g

- 1 litro de agua destilada

Otras formulaciones según autores

Bechart y Connors (estación experimental agrícola de New Jersey)

- 200 litros de agua

- Sulfato de amonio: 30 g

- Fosfato monopotásico: 57 g

- Sulfato de magnesio: 114 g

- Nitrato de calcio: 486 g

Colegio de agricultura de la Universidad de California

- 200 L de agua

- Nitrato de calcio: 90 g

- Nitrato potásico: 90 g

- Fosfato monoamónico: 20 g

Sulfato de magnesio: 30 g

La importancia del pH

En el cultivo hidropónico el pH tiene mucha importancia. Deberás controlar la solución nutritiva para ajustarla a las exigencias del cultivo. Aquí os mostramos una lista de cultivos para cada valor de pH

- pH muy ácido (4,5-5,5): batata, lirio, rosa, camelia, orquídea, gardenias, roble, azalea, helecho, rododendro.

- ácido (5,5-6): dalia, menta, siempreviva, hortensia, nabo, sandía, tomate, clavel, sandía.

- pH ligeramente ácido (6,7-7): coliflor, girasol, naranjo, crisantemo, gladiolos, narciso, habas, pasionaria, apio, jacintos, espinaca, azafrán, lirio, rábanos, repollo, tulipán, maíz, fresas, begonia, fríjol, violeta, cebolla, zanahoria, espárrago, pimiento, lenteja.

  • pH ligeramente básico (7-7,5): cerezo, melón, trigo, alfalfa, ciruelo, papaya, avena, frambuesa, patata, calabaza, pepino, grosellero, manzano, pera.

 

 

Fuente: https://www.portalfruticola.com/

¿Querés publicitar?