ALIMENTACIÓN

¿Por qué deberíamos comer más algas marinas?

Las algas marinas comestibles, o vegetales marinos, son un grupo de plantas acuáticas que se encuentran en el océano. Kelp, dulse, wakame y uvas marinas son todos tipos de algas que se utilizan como alimento humano.

Aunque comer algas marinas es más común en los países asiáticos, hoy en día están ganando popularidad como ingrediente en una variedad de alimentos y bebidas. Esto incluye notablemente el sushi, donde el alga nori se usa como envoltura comestible para rellenos a base de vegetales, pescado y arroz.

Nuestra investigación sugiere que las personas en el Reino Unido, al igual que los consumidores en otros países occidentales, están menos familiarizadas con las algas marinas como ingrediente. Esto es importante porque la neofobia alimentaria (querer evitar nuevos alimentos) puede impedir que los consumidores prueben nuevos productos.

Y para las algas marinas en particular, las primeras impresiones pueden ser menos atractivas cuando se asocian con la planta arrastrada por las aguas de nuestras playas. Por ejemplo, muchos participantes en nuestra investigación imaginaron que eran “malolientes”, “saladas” y “viscosas” cuando se les preguntaba.

A pesar de esto, muchos países europeos tienen un historial de consumo de algas. Esto incluye laverbread, un sabroso puré hecho con algas laver, que se come junto con otros mariscos como parte de la cocina galesa. Una alternativa dulce es el pudín de carragenina, un postre gelatinoso hecho con algas carrageninas (también conocidas como musgo irlandés).

Sin embargo, este consumo tradicional de algas sigue siendo un tanto nicho en la actualidad. Y con la excepción del sushi, el consumo es relativamente bajo en la mayoría de los países occidentales.

Estudio sobre el consumo de algas marinas

En un estudio reciente, exploramos cómo los consumidores califican las algas marinas y los productos alimenticios potenciales (que podrían complementarse con estas) cuando piensan en comerlos. Descubrimos que las personas esperaban que los productos alimenticios de algas (como las hamburguesas de algas marinas) fueran más atractivos que las algas como fuente general de alimentos.

En particular, dado que los participantes ya esperaban que los productos de algas marinas fueran saludables y sostenibles, estos atributos fueron menos importantes para su aceptación.

El gusto y la familiaridad fueron los dos factores que más influyeron en la disposición de los participantes a probar y comprar alimentos a base de algas.

Esto es útil porque las algas marinas son una fuente de alimento muy versátil y nutritivo que puede beneficiar nuestra dieta. Las algas marinas suelen ser ricas en fibra y ricas en vitaminas y minerales. Esto incluye  yodo y vitamina B12, que pueden faltar en  las dietas vegetarianas y veganas.

Y las algas marinas se pueden agregar a una variedad de productos por su sabor y también se pueden usar para espesar sopas o estabilizar la textura del  helado. Como las algas marinas tienen un  sabor umami, muchos chefs también prefieren las algas marinas como una forma de realzar la  profundidad del sabor  en sus platos.

Alimentos amigables con el clima

Pensar en lo que comemos se ha convertido en un importante tema de conversación relacionado con el medio ambiente. A medida que más de nosotros tratamos de comer menos carne y lácteos, hemos visto un aumento en el consumo de productos de origen vegetal (incluyendo hamburguesas, nuggets y salchichas), leche de origen vegetal (leche de soja, almendras, arroz y avena ) y otras alternativas lácteas (como el yogur y el queso sin lácteos).

En el mercado actual, la “carne” de origen vegetal generalmente se elabora a partir de soja, con otras proteínas de origen vegetal, como guisantes, champiñones y trigo.

Es importante destacar que las algas marinas y otras algas podrían ser valiosas adiciones a esta lista. Aunque el contenido de proteína de estas algas difiere entre especies (particularmente durante el proceso de producción), la proteína puede representar hasta el 25 % del peso seco de las algas verdes y el 47 % de las algas rojas.

Esto significa que podrían utilizarse para complementar el contenido nutricional de las alternativas proteicas. En particular, suelen ser bajas en sodio. Dado que el contenido de sal de los productos cárnicos de origen vegetal puede ser mayor que el de productos similares, las algas marinas podrían usarse como un condimento alternativo a la sal, lo que ayudaría a mejorar la salubridad de estos productos y mejoraría el sabor.

También tienen el potencial para la agricultura sostenible a lo largo de la costa del Reino Unido. En comparación con otras alternativas basadas en plantas, esto significa que se destacan por su capacidad de crecer sin agua dulce ni fertilizantes y no compiten por el espacio de la tierra.

Nuestra investigación también sugiere que incluir un lenguaje más centrado en el sabor en el empaque (delicioso, cálido, rico) y brindar ideas de recetas a los consumidores (servir algas marinas como guarnición) puede ser una estrategia de marketing importante si los futuros productos de algas marinas van a encontrar nuevas audiencias.

Hay algunas barreras adicionales que debemos considerar 

Por ejemplo, al igual que otros alimentos alternativos a base de plantas, pueden ser más caras y la disponibilidad en la calle es limitada en comparación con en línea. Además, dado que los nutrientes de las algas marinas se ven afectados por las aguas en las que crecen, comer demasiado o consumirlas de fuentes no reguladas puede afectar la seguridad alimentaria.

En general, sin embargo, hay muchas razones por las que las algas marinas son un gran alimento para el futuro.

Fuente: https://www.ecoportal.net/

¿Querés publicitar?