AGRICULTURA

Mecanización e inteligencia artificial llegaron a los procesos productivos de vinos y destilados chilenos

La empresa Partner, presente hace 30 años en Chile, trabaja en varios proyectos tecnológicos que buscan adpatar innovaciones globales a los viñedos chilenos.

La mecanización en el vino ya es presente y no futuro: sus robots e innovaciones ya están comenzando a invadir las viñas chilenas.

La industria vitivinícola es una de las más relevantes de nuestro país, representando un 5,7% de las exportaciones que no son de cobre y un 16,5% de las agropecuarias. Un sector al que ha entrado con fuerza Partner, empresa nacional que cumple 30 años de trayectoria como un aliado esencial en todo el proceso productivo y comercial de Viñas nacionales, como también de empresas productoras de destilados y del área agrícola, con innovaciones que generan impacto positivo desde el campo al embotellado.

La empresa, entre cuyos clientes están Viñas Concha y Toro, Viña San Pedro Tarapacá, Cono Sur, Errazuriz, Santa Rita, Santa Carolina, Viña Montes, Valdivieso, y para el granel RR Wines entre otras, busca adaptar importando tecnologías que ocupan los principales países productores.

Una de las innovaciones con las que están apoyando a la producción local es el UVBoosting, tratamiento por UV C a la planta, que le enseña a resistir de manera natural a las agresiones, específicamente fúngicas, lo que permite usar menos productos químicos para controlar los ataques.

Cuentan además con Vitibot, un robot eléctrico viticultor que puede trabajar 20 horas al día, haciendo tareas repetitivas. También ofrece la tecnología Fruition Science, que tiene como objetivo la eficiencia del uso del agua llegando hasta minimizar hasta un 50% del riego a través del control de flujo de savia de el viñedo.

Otra innovación destacada es la estabilización tartárica por electrodialisis (ED de Oenodia), método que además de consumir 10% de la energía necesaria a la estabilización tradicional del vino, asegura el 100% su estabilidad. Esto influye en forma muy positiva en el costo que significa para un viñedo recuperar botellas inestables, también a nivel de su imagen.

De acuerdo a Jean-Marc Besnier, gerente general de Partner, la filosofía de la empresa es “hacer enología en el viñedo”, entendiendo que “la calidad de la uva es la base de la calidad del vino”. En ese marco, de la mano de la metodología del agrónomo francés experto en nutrición de la vid Jean-Pierre Cousinié, y en conjunto a tecnologías antes mencionadas, trabajan problemáticas clave del viñedo chileno para adaptar y entregar una oferta completa y específica de productos y tecnologías que responden a la necesidad de cada cliente y sus viñedos.

Frente a los cambios climáticos actuales, “nuestra premisa sigue más viva que nunca. Nuestra metodología está respaldada por análisis de suelo y foliar bajo estrictos protocolos con interpretación y recomendaciones para una gestión agronómica óptima y aplicaciones precisas de nutrientes naturales cuyo beneficio es equilibrar la vid de manera natural para que produzca resultados cualitativos”, Besnier.

Para ello, realizan un seguimiento completo de objetivos, propuesta de aplicaciones, resultados y control anual junto al Centro de la Vid y del Vino de la Universidad de Talca, cuyo prototipo tendrá sus primeras pruebas durante la vendimia 2023 en Viña Concha y Toro.

“En 2023 entrarán en vigor las nuevas reformas de la Unión Europea sobre el etiquetado de insumos, mano de obra, costo de electricidad y eficiencia energética, las empresas con las cuales trabajamos tienen esa conciencia y desarrollan productos y tecnología que permitirán a nuestros clientes tener un etiquetado “limpio”. Por ejemplo son todas las garantías ofrecidas por la electrodiálisis en este nuevo escenario para la industria vitivinícola; bajo consumo energético (sólo 0.2kW/100L), una estabilidad 100% segura, 0% aditivos”, asegura el Gerente General de Partner.

¿Qué viene ahora?: La Inteligencia artificial aplicada al viñedo que permitirá con una base de datos de las parcelas, del clima, de la producción, predecir los trabajos y tratamientos que necesita la viña, mandando robots voladores o de tierra para hacer el trabajo, cuyas primeras luces se verán a mediados de 2023.

 

Fuente: https://www.redagricola.com/

¿Querés publicitar?