ENERGÍAS SOSTENIBLES

La comunidad del interior de São Paulo será la primera autosostenible de América Latina

Los habitantes de la comunidad de Favela de Marte, en São José do Rio Preto, São Paulo, cuentan los días para empezar a utilizar la energía eléctrica generada por los paneles solares fotovoltaicos. La región fue elegida para un proyecto de la ONG Gerando Falcões y será la primera comunidad solar 100% en América Latina.

En Brasil, la energía solar sólo genera el 1,7% del suministro actual de electricidad, según el Ministerio de Minas y Energía (MME). La energía hidráulica sigue siendo la responsable de la mayor parte, con un 65% del suministro doméstico. Para 2030, el MME espera que el 5% de la electricidad total generada proceda de fuentes solares.

Proyecto Favela 3D

Prevista para el segundo semestre de este año, la instalación de los paneles fotovoltaicos forma parte del proyecto Favela 3D.

Para instalar los paneles fotovoltaicos, es necesario reconstruir las casas de los residentes de la comunidad. La operación supone una asociación entre el sector privado, las autoridades públicas y el tercer sector, con un volumen de negocio total de 58 millones de reales.

El efecto «dominó» de la sostenibilidad es la razón de ser del ODS 11 de la Organización de las Naciones Unidas. Se entiende que al hacer más sostenible un área, los demás sectores de la sociedad seguirán su ejemplo.

La comunidad seleccionada cuenta con 240 familias, unas 700 personas, en su mayoría mujeres. Gerando Falcões estima que este proyecto eliminará el riesgo de accidentes causados por la conexión clandestina de la electricidad (el famoso «gato») y ahorrará a cada residencia el 95% de los actuales gastos mensuales de electricidad.

Saldo positivo para 2023

Además de los paneles fotovoltaicos, más de mil que se instalarán hasta 2023, la comunidad tendrá la zona ocupada regularizada por el Ayuntamiento y deberá recibir agua potable, red de alcantarillado, asfalto, alumbrado público y nuevas viviendas. Las casas tendrán 47 m2 y sustituirán a las chozas de madera en las que viven actualmente.

Al mismo tiempo, se deben realizar otras intervenciones urbanas, como la instalación de equipamientos públicos que también dispongan de energía solar, zonas de ocio con acceso a Internet y formación generadora de ingresos para los residentes.

Uno de los cursos técnicos previstos consiste precisamente en la instalación de los paneles solares que acompañarán a las nuevas viviendas. La idea es que los residentes puedan utilizar su conocimiento del equipo como otra forma de entrar o permanecer en el mercado laboral.

Esperemos que el proyecto se ponga en práctica y que más comunidades puedan participar en el programa.

Fuente: https://tdicolombia.com.co/

¿Querés publicitar?