AGRICULTURA

Pautas para determinar la abundancia de hormigas en cítricos

 

Las hormigas juegan un importante papel beneficioso en los agrosistemas como transportadoras de semillas, depredadoras de artrópodos y mejoradoras de la estructura del suelo, entre otros. Sin embargo, en el cultivo de los cítricos, las hormigas se encuentran entre los artrópodos más abundantes y son consideradas como una plaga secundaria.


En este sentido, las hormigas se alimentan de las melazas que excretan ciertas plagas y las defienden de sus enemigos naturales, interfiriendo así en su control biológico y, por tanto, colaborando a incrementar sus poblaciones.

Por tanto, en la lucha contra las plagas en los cítricos, la gestión sostenible de las poblaciones de hormigas es esencial para desarrollar estrategias para la protección del cultivo de cítricos de bajo impacto ambiental.

Un proyecto financiado por el INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria), coordinado por la Dra. del IRTA Mª Teresa Martínez-Ferrer, ha permitido conocer la abundancia, diversidad y distribución de las hormigas en los campos de cítricos y desarrollar métodos de muestreo de sus poblaciones. Esto permitirá evaluar de forma precisa la abundancia de las diferentes especies de hormigas en los campos.

En este sentido, y durante dos años, se realizaron 112 muestreos en 26 fincas en las que se cultivaban diversas variedades de naranja y mandarina del norte de Castellón y sur de Tarragona. En ellas se identificaron más de 20 especies diferentes de hormigas en el suelo. De éstas, sólo 8 subían a la copa de los árboles a atender a las plagas que allí se ubican, por lo que el control de las hormigas se dirigió únicamente a estas últimas.

Las dos especies de hormigas más abundantes y frecuentes en los árboles fueron Lasius grandis y Pheidole pallidula. Tras estudiar la localización de los nidos de hormigas en el suelo de la parcela, el estudio comprobó que la gran mayoría de los nidos de estas dos especies se hallaban bajo de la copa de los árboles y, sobre todo, en una de ellas, Lasius grandis, junto a la base del tronco. Por otro lado, se observó en el estudio que la gestión de la cubierta vegetal y la variedad de cítrico apenas influyeron en sus pautas de distribución.

Si bien se encontraron hormigas en todos los órganos del árbol investigados (hojas, ramas, frutos, brotes y tronco) en el estudio se pudo comprobar que era el tronco de los árboles el lugar idóneo para estimar su abundancia en huertos de cítricos, ya que es el lugar del árbol donde sus poblaciones son más abundantes y estables en el tiempo, y además, representa el lugar por el que acceden a la copa, donde se encuentran las plagas a las que atienden y de las que se benefician.

 

 

 

Fuente:

Agrodigital

¿Querés publicitar?