AGRICULTURA

Buenas prácticas agrícolas frente al cambio climático

El trabajo tiene como finalidad establecer estrategias de manejo agronómico de cultivos extensivos cuya aplicación conjunta contribuya de manera simultánea a la mitigación del cambio climático y la adaptación de los cultivos

Vista previa

 

Fruto de la preocupación de los científicos y los agricultores por las consecuencias del cambio climático, especialmente en las regiones mediterráneas, y con el doble objetivo de mitigar sus efectos perniciosos y adaptar nuestros cultivos a los cambios presentes y venideros, la Asociación Española Agricultura de Conservación Suelos Vivos, la organización agraria Asaja-Sevilla, el Ifapa, la Universidad de Córdoba y la Federación Europea de Agricultura de Conservación hemos comenzado a trabajar en Andalucía en el presente semestre en el proyecto Life+ClimAgri Buenas prácticas agrícolas frente al cambio climático: integración de estrategias de mitigación y adaptación.

Una iniciativa que ha encontrado el respaldo de la Comisión Europea y que tiene como finalidad establecer estrategias de manejo agronómico de cultivos extensivos cuya aplicación conjunta contribuya de manera simultánea a la mitigación del cambio climático y la adaptación de los cultivos tanto a las condiciones climáticas presentes como futuras. Se espera además, que dichas estrategias sirvan para el impulso y desarrollo de las políticas y legislaciones medioambientales de la Unión Europea y de sus estados miembros respecto a la lucha y adaptación al cambio climático.

Fruto del estudio en Andalucía de dicho sistema de manejo y de las prácticas agrícolas puestas en marcha se elaborará un protocolo de actuación que permitirá hacer recomendaciones técnicas y un seguimiento de su implantación, que servirá además para comprobar la aplicación de medidas agroambientales y otros programas relacionados con el cambio climático que puedan adoptarse en cada uno de los estados miembros.

Todo ello vendrá acompañado de acciones de comunicación, cuyo objetivo será el de difundir y transferir la experiencia adquirida y la filosofía de manejo a otras zonas con similares circunstancias, potenciando los canales de comunicación entre investigación, administración y agricultores y técnicos.

Para la demostración de la eficacia de las medidas expuestas respecto a la mitigación y adaptación al cambio climático, el proyecto Life+ClimAgri, contempla dos niveles de implantación, uno a escala piloto y otro a escala global:

A escala piloto, se actuará tanto en una finca demostrativa de 10 hectáreas de superficie situada en una explotación agraria del sur de España, de cara a verificar la capacidad de mitigación y adaptación al cambio climático en las condiciones climáticas actuales, como en una serie de microparcelas situadas en invernadero en las que, bajo condiciones controladas, se fijarán valores de temperatura, humedad y concentraciones de CO2 previstos en los escenarios climáticos esperados en el futuro. Todo ello permitirá la comparación de resultados y la verificación de las ventajas de las técnicas demostradas en el marco del proyecto, en la búsqueda de la aplicabilidad del sistema integrado de gestión agronómica a escala global.

Por otra parte, a escala global se establecerá de una Red Europea de Fincas Demostrativas (REFD), en las cuales se exportará el modelo implantado a escala piloto, adaptándolo a cada situación concreta, permitiendo conocer el grado de respuesta del mismo en otros escenarios agroclimáticos de la Cuenca Mediterránea. Dichas fincas se localizarán en áreas representativas del regadío dentro de cada país participante, de cara a verificar la aplicabilidad del modelo en la realidad de cada país de la Europa Mediterránea. La REFD se extenderá por Portugal, España, Francia e Italia, países que concentran una superficie aproximada del 65% del regadío europeo.

El conocimiento generado a lo largo del proyecto se pondrá a disposición de los agricultores y de todos los actores rurales a través de diversas acciones de comunicación, difusión y transferencia. Para ello, se realizarán cursos on line, además de jornadas en campo y seminarios para técnicos y agricultores, de manera que puedan comprobar in situ la aplicación de las prácticas agrícolas promovidas en el marco de esta iniciativa.

Toda la experiencia acumulada a lo largo de los más de cuatro años del proyecto servirá para dar contenido a un workshop a nivel europeo, a celebrar en el año 2018, en el que se darán profesionales del sector y personal de las administraciones publicas tanto nacionales como europeas, que aportarán su punto de vista sobre las posibilidades que existen en la agricultura, para mitigar y adaptarse al cambio climático.

 

Fuente:

El Diario de Sevilla

 

 

 

¿Querés publicitar?