AGRICULTURA

Técnicas de producción que aseguran la calidad final

 

Es crítico recordar que durante la poscosecha sólo se puede mantener la calidad de la hortaliza pero no se puede mejorar. Por ello, es importante considerar factores precosecha que permitan maximizar la calidad de las hortalizas que han de ser almacenadas. Estos factores toman en cuenta decisiones de producción y manejo del suelo, selección de variedades, riego y manejo de plagas.

Textura del suelo

La textura del suelo de cultivo puede afectar la calidad poscosecha. Por ejemplo, las zanahorias producidas en suelo cenagoso han mostrado mayores concentraciones de terpenoides — compuestos químicos que imparten un sabor agrio — que las producidas en suelo arenoso.

 

 

Riego, ni en exceso ni en defecto

La humedad adecuada en el suelo durante el periodo precosecha es esencial para mantener la calidad poscosecha del fruto. Estrés hídrico durante la temporada de crecimiento puede afectar al tamaño del órgano cosechable de la planta, y propiciar frutos blandos o deshidratados, los cuales son más propensos a daños mecánicos y pudrición durante el almacenamiento.

Por otra parte, los cultivos de hortalizas sujetos a un exceso de agua durante la temporada de crecimiento pueden mostrar una dilución de sólidos solubles y ácidos, afectando al sabor y la calidad nutricional de las mismas. Los excesos de humedad en hortalizas cosechadas también podrían incrementar la incidencia de enfermedades poscosecha.

Para minimizar la cantidad de agua en hortalizas cosechadas y almacenadas, se recomienda aplicar riegos de superficie o subsuperficie (en vez de aspersión) si es necesario en los dias previos a la cosecha.

Aquellas hortalizas que hayan sido cosechadas temprano en la mañana, durante periodos de lluvia o en zonas con ventilacion deficiente también podrían sufrir un incremento de pudrición poscosecha.

Plagas, más alla del crecimiento

Problemas de plagas durante la época de crecimiento pueden afectar a la calidad poscosecha en maneras obvias y no tan obvias. Manchas visibles en la superficie de las hortalizas causadas por la alimentación de insectos pueden tener efectos negativos en la apariencia de las hortalizas, disminuyendo su atractivo para los consumidores.

Además estas lesiones pueden dañar la superficie y causar perforaciones, creando puntos de entrada para organismos de pudrición e incremento de probabilidades de enfermedades poscosecha. Adicionalmente, la presencia de plagas en hortalizas en almacenamiento podría favorecer la proliferación del insecto durante el almacenamiento del fruto.

Selección de variedades

Cuando planees qué variedades de hortalizas cultivar en su campo, es importante considerar qué ventana de cosecha necesitas. Hortalizas cosechadas en la etapa incorrecta de madurez mostrarán una disminución significativa en la calidad poscosecha.

Características de calidad tales como textura, fibra y consistencia se ven afectadas considerablemente por la etapa de madurez en la cosecha. Frutas y hortalizas cosechadas mientras estén inmaduras son altamente susceptibles a secarse y a daños mecánicos.

Por otra parte, frutas y hortalizas cosechadas en una etapa de sobremaduración frecuentemente presentan textura y sabor deficientes. Cosechas en fechas subóptimas provocan mayor susceptibilidad a desordenes fisiológicos poscosecha que cosechas realizadas en la fase de madurez adecuada.

 

 

 

Manejo del cultivo

Estacar el cultivo de tomate en campo abierto permite al fruto mantenerse alejado del suelo durante el periodo de crecimiento. Al mantener el fruto alejado del suelo, se minimizan las manchas de la fruta y la pudrición, traduciéndose en menos suceptibilidad a enfermedades durante el almacenamiento.

Algunas técnicas de estacado permiten mayor penetración de luz y circulación de aire a través de la mata del cultivo, incrementando el rendimiento y tamaño del fruto.

La poda en algunos cultivos puede alterar el microclima alrededor de las plantas de manera beneficiosa para la calidad poscosecha. Por ejemplo, retirar follaje de la planta permite mejor circulación del aire y por ende ayuda a maximizar el exceso de humedad alrededor del fruto, lo cual reduce la incidencia de problemas antes y después de la cosecha.

La utilización de acolchados plásticos sobre las camas de cultivo en hortalizas de hoja entre otras, podría minimizar los daños físicos a algunas variedades. La reducción de daños físicos al tejido de las plantas ofrece menos puntos de entrada a los microrganismos presentes en la superficie de las hortalizas, minimizando así la manifestación de enfermedades poscosecha.

 

 

 

Fuentes: Artículo por Erin Silva, Universidad Estatal de Wisconsin, revisado en mayo 2011 y publicado por eOrganic.com, adaptado de su versión original “Influencia de factores precosecha en la calidad poscosecha: Éxito en ventas al por mayor: Guía para productores para vender, manejar y empacar su producto.” vía http://www.hortalizas.com/

¿Querés publicitar?