AGRICULTURA

HACIENDO UNA ADECUADA ROTACIÓN DE CULTIVOS

Cuando un agricultor alterna plantas de diferentes familias teniendo en cuenta las necesidades de la tierra obtiene 2 beneficios: evita el contagio de enfermedades fitosanitarias y mejora la calidad del suelo

 

Rotar un cultivo como la papa, el arroz, el maíz, o el sorgo, no siempre significa que el agricultor se cansó del mismo, o que la actividad ya no es rentable. Muchas veces se recurre a esta práctica buscando hacer un uso mucho más eficiente de la tierra.

Para entender mejor el tema, vale la pena resaltar que la rotación de cultivos consiste en plantar una semilla en un área por un tiempo determinado, proceder a recoger la cosecha y proceder a sembrar otra totalmente diferente en el mismo espacio.

De acuerdo con Javier Pérez Bernal, jefe del Departamento Técnico de la Federación Colombiana de Productores de Papa, Fedepapa, las ventajas que el agricultor tiene al momento de hacer la rotación de cultivos son el manejo de población de plagas y enfermedades, y los aportes nutricionales que esta actividad le otorga al suelo, como es el caso de la alverja.

El único error que tienen los agricultores es que no hacen análisis de suelos porque confían ciegamente en el aporte nutricional que hace la papa, el cual es muy bueno, pero cada cultivo tiene un nivel nutricional diferente”, aseguró Pérez Bernal.

Por su parte, Michael Reed, agrónomo de la extensión de granos pequeños de la North Dakota State University, en Estados Unidos, explica que la rotación de cultivos contribuye a que la tierra mantenga su nivel de fertilidad, con el fin de que los futuros cultivos obtengan los nutrientes que necesitan del suelo.

Esto se lleva a cabo gracias a los cultivos anteriores que depositan nitrógeno extra en la tierra, entonces ese nitrógeno está disponible para el próximo cultivo. También ayuda a reducir la erosión y desalientan a las plagas a crecer sin control, ya que las que se alimentan de un cultivo no se pueden alimentar de otro distinto”, agrega Reed.

Los tipos de rotación

Jairo Villanueva, ingeniero agrónomo de Semillano, comenta que en Colombia el cambio de cultivos se hace cada semestre, más aún si son forrajes para ganado.

“Si el ganadero tiene establecido en su predio un forraje, como la brachiaria, y se va a cambiar a cultivos como el arroz, tiene que hacer una preparación del suelo muy buena porque este tipo de forrajes son muy difíciles de acabar, es decir, debe hacer una rotación rápida, teniendo en cuenta las propiedades de la planta”, comentó Villanueva en diálogo con CONtexto ganadero.

El ingeniero agrónomo considera que hay que tener en cuenta las épocas de aguas lluvias, que en el caso del Llano se presentan a finales de marzo y hasta mediados de octubre, “es decir que en la actualidad la gente está preparando el suelo y en el mes de abril se pondrá la semilla”.

El técnico de Fedepapa, por su parte, señala que los productores del tubérculo tienen varias opciones para cambiar el cultivo, teniendo en cuenta que los químicos aplicados mejoran la calidad y la eficiencia del suelo. Entre los productos con los que se puede hacer la rotación se encuentran la zanahoria, la alverja, el maíz y los pastos.

“Lo que el agricultor hace normalmente es usar este cultivo (papa) como principal, porque el tubérculo necesita unos grandes volúmenes de fertilizantes, dado que ese cultivo tiene un sistema poco eficiente de extracción de nutrientes y cuando se recoge la cosecha, quedan grandes cantidades de fertilizantes y los productores empiezan a establecer esos otros cultivos”, añade Pérez.

Recuerde: si usted quiere obtener mejores resultados en su negocio agrícola, la recomendación es que busque la asesoría de expertos para poder llevar a cabo una rotación de cultivos exitosa, sin necesidad de incurrir en gastos adicionales.

FUENTE: contextoganadero.com

¿Querés publicitar?